|13/11/21 11:50 AM

Día de la lucha contra el ciberacoso: visibilizar para prevenir

En Argentina el grooming constituye un delito. Cómo actuar ante una situación de acoso virtual y darle herramientas a los menores para advertirla

Por Redacción

Desde 2013, cada 13 de noviembre se conmemora en Argentina el Día Nacional de la Lucha contra el Grooming. Esto se debe a que ese año fue cuando se sancionó la Ley 26.904 de Ciberhostigamiento, donde se le dio a esta práctica carácter de delito.

A propósito de la fecha, el ministro de Educación Jaime Perczyk se reunió con la titular de la organización no gubernamental 'Mamá en línea' y directora del instituto de Políticas Públicas de prevención de Grooming de la Cámara de Diputados, Roxana Domínguez. En el encuentro se planteó la necesidad de articular acciones y desarrollar una campaña de concientización para combatir el ciberacoso, que incluye políticas de prevención y asistencia a niñas, niños y adolescentes.

"El Ministerio de Educación apoya la lucha contra el grooming porque como gobierno sabemos que es central y necesario visibilizar la problemática del acoso sexual a través de un medio digital y concientizar a la comunidad sobre este delito", expresó el funcionario después de la reunió en el Palacio Sarmiento.

 

Grooming: qué es y cómo identificarlo

El grooming es la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño o adolescente mediante el uso de internet, a través de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos; pueden ser redes sociales, páginas web o aplicaciones de mensajería como WhatsApp.

Es común que los adultos que realizan grooming o ciberacoso usen un perfil falso en estas plataformas para hacerse pasar por un par de sus víctimas. Esto es, aparentar ser un chico o chica para generar un lazo de confianza que les permita acceder a la intimidad de quien pretenden atacar.

Si bien existen diversos modos de cometer este delito y, por lo tanto, distintos niveles de daño a los que los niños son susceptibles, el grooming suele manifestarse frecuentemente en acciones como las siguientes:

  • Difundir mentiras o publicar fotografías vergonzosas de alguien en las redes sociales.
  • Enviar mensajes hirientes o amenazas usando información personal de la víctima
  • Enviar mensajes agresivos en nombre de otra persona.

Por tratarse de un delito fuertemente relacionado a la intimidad de menores, puede ser difícil advertir cuando está sucediendo. Por eso es de suma importancia trabajar en la creación de un espacio de confianza y apoyo para que, eventualmente, un niño que se encuentra ante una situación de acoso virtual pueda darlo a conocer. Para ello es fundamental poner el tema en discusión y problematizarlo en vez de esconderlo, aunque se crea que así se "protege" a los chicos.

El ciberacoso deja una huella digital; es decir, un registro virtual que puede servir como evidencia de que existe una situación de abuso. En este sentido, vuelve a ser clave que los menores comprendan que pueden usar esta prueba a su favor y mostrarla a un adulto si sienten que están siendo víctimas de grooming.