Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|20/11/20 11:34 AM

¿Has oído hablar de las camas Montessori?

No solo es importante garantizar el sueño, sino también el bienestar y crecimiento de los más pequeños. Te mostramos la alternativa que mejor se adecúa para ellos 

¿Has oído hablar de Montessori? Es un modelo educativo creado por María Montessori, quien se dio cuenta a través de trabajos en niños marginados, los progresos que iban logrando gracias a su pedagogía, que les ayudaba en el desarrollo personal de la independencia. Este modelo educativo tiene la intención de adaptar el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo.

Pero para no serles tan teórica, hoy les voy a hablar de las virtudes (no solo estéticas) que encontramos en las camas Montessori.

 

Normalmente los padres no prestan mucha atención a la elección de la cama. Se limitan a buscar el catre primero, para pasar luego a una cuna que será funcional para, a cierta edad, transformarla en la cama de los niños. Pero, ¿qué pasa si te cuento que desde que nacen podríamos ponerlos en las camas Montessori, sin necesidad de ir migrando? Estas son más bajas, por lo que el colchón prácticamente se coloca al nivel del suelo y sus beneficios son varios.

 

  • ¡Son seguras! No existe la posibilidad de que los niños se caigan, ya que están al ras del suelo.
  • ¡Fomentan el aprendizaje! En las cunas normales si se despiertan, deberán esperar a que un adulto los venga a sacar, en el caso de las Montessori podrían moverse por la habitación y descubrir su entorno, sin la ayuda de los adultos, de manera que fomentan el aprendizaje autónomo.
  • Están adaptadas al nivel de desarrollo de los niños, ya que puede subir y bajar cuando lo desee. Además, el hecho de poder acostarse cuando tenga sueño facilita la toma de decisiones autónomas.

Por lo general, se recomienda empezar a usarlas a los cuatro meses de los bebés, pero podemos usar una colchoneta o nido más pequeño si quisiéramos usarlas desde más temprano.

 

La cama debe garantizar un sueño profundo, básico para el crecimiento y el bienestar de los niños, además de brindarle cierta libertad de movimiento, acorde a su etapa del desarrollo.

Vos, ¿ya las conociste?

¡Nos vemos la próxima semana! Caro.