|18/06/21 06:17 PM

No hubo mediación: Fernández demandará a Patricia Bullrich

Durante una audiencia virtual, el mandatario y la presidenta del PRO no se pusieron de acuerdo y la demanda por difamación continuará en la Justicia civil

Por Redacción

El presidente Alberto Fernández y la titular del PRO, Patricia Bullrich, no se pusieron de acuerdo este viernes en una audiencia de mediación, por lo que el mandatario seguirá adelante con la demanda por difamación en su contra.

El jefe de Estado y la ex ministra de Seguridad participaron de la audiencia de forma virtual, pero no alcanzaron un acuerdo y ahora la denuncia contra Bullrich seguirá su curso en la justicia civil.

La instancia de mediación es confidencial, por lo que no trascendieron detalles de la conversación.

El Presidente quiere avanzar con la demanda porque considera que los dichos de Bullrich sobre la existencia de un pedido de retornos en la negociación con Pfizer de parte del Gobierno Nacional fueron de "gravedad institucional".

Por su parte, la presidenta del PRO mantiene sus declaraciones públicas, las que no se materializaron como una denuncia ante la Justicia.

Este viernes, el abogado del presidente en esta causa, Gregorio Dalbón, sostuvo: "Patricia Bullrich necesita de esto, no tiene trabajo, es solo la presidenta de un partido. Solo difama y está en contra de lo que hace el gobierno".

"Estas cuestiones de las pruebas que dice tener son para su público, un grupo reducido que están emparentadas con la violencia verbal que tiene Bullrich con sus mentiras", remarcó Dalbón.

En declaraciones radiales, aseguró que "lo normal es que cuando uno tiene una prueba de soborno o ilícito, haga una denuncia ante un juzgado, pero ella fue a un programa de televisión, por lo tanto nunca tuvo pruebas y Pfizer la desmintió".

El letrado señaló que buscarán que "la justicia sea la que dirima lo que debe hacer Bullrich por su difamación y que se la condene por eso".

"Si bien es un acto obligatorio, es un trámite. El presidente me instruyó en que esto no tiene una posibilidad de mediar. La injuria fue muy grave. Utilizar esta situación para tener un rédito político es de una calaña nunca vista", agregó.