|16/11/21 07:33 AM

La otra cara del triunfo de Juntos por el Cambio

“La tarea ahora es actuar seria y responsablemente en el Congreso y construir el programa, la narrativa y la gobernanza de la coalición para el futuro”, expresó Ricardo López Murphy

El contundente 50% de los votos obtenidos por Cambia Mendoza, que posiciona a los mendocinos Alfredo Cornejo y Mariana Juri como senadores electos de la Nación, tuvo y tiene inmediata lectura del tiempo que viene. Y si bien el mensaje de las urnas del domingo lo dio una ciudadanía con muchos problemas económicos y de salud que angustian su existir, la dirigencia política no deja de ubicarse en ese largo camino que implica el 2023.

La previa a las elecciones generales de medio tiempo comenzó a mostrar abiertamente que en el núcleo central de Juntos por el Cambio (JxC) hay mucha efervescencia de quienes quieren encabezar el camino presidencial, con un Horacio Rodríguez Larreta que ya puso en marcha un aparato que va en ese sentido. 

Una acción que se encuentra con la figura de Patricia Bullrich, una dirigente que tiene más perfil opositor de peso que presidenciable. Aun así, los sondeos de opinión con muchos porcentajes de imagen positiva la ubican por encima del jefe del Gobierno porteño. Eso, para él es un gran tema, tanto como el “proyecto retorno” que ya está caminando por todo el país Mauricio Macri.

Pero el punto no se agota entre dirigentes del PRO, ya que también esa efervescencia es palpable con su principal aliada, la UCR, siendo Alfredo Cornejo el que quiere poner primera en una senda, que, hasta ahora, no le es ni le será fácil. La dirigencia de peso de su partido y de sus socios de camiseta amarilla son de real fuste político nacional. Aunque el mendocino lleva en sus brazos de militancia el impecable y apabullante triunfo electoral de la provincia cuyana, que la ha transformado en un fuerte bastión que doblegó al kirchnerismo.

Todo esto se vio en pleno festejo en Costa Salguero, y dos cuestiones que allí sucedieron dejaron en claro que en Cambiemos nadie se toma vacaciones políticas. Un fuerte grito del grueso de la dirigencia juvenil del PRO, cuando Horacio Rodríguez Larreta hacía el cierre del acto de consagración de la jornada electoral, que no pasó desapercibido aunque muchos quisieron acallar: “El que no salta es radical” ya se había expresado. Por eso, quizá, las comunicaciones con los medios de prensa se hicieron por separado, con mensajes claros hacia adentro y hacia afuera de Juntos por el Cambio.
 

Dos conferencias de prensa con peso propio

Tras el acto con la militancia, María Eugenia Vidal, acompañada por Larreta y quienes se consagraron legisladores por Juntos en Capital y en la Provincia, brindó una breve conferencia de prensa. En ella se abundó en el significado del mensaje de las urnas, las acciones y posturas legislativas que vienen en el Congreso de la Nación. Pero esa imagen de la conferencia emitió también otro mensaje que no tiene margen de error: Rodríguez Larreta está en camino al 2023.

La excepción la hizo un hombre de derecha, mas no del PRO, consagrado flamante legislador nacional por JxC, Ricardo López Murphy. El reconocido político mostró a El Ciudadano el objetivo que se propone ese espacio tras el mensaje de las urnas. 

 

Ricardo López Murphy.

 

“Resalto lo que todos los candidatos republicanos unidos concretamos en esa tarea que nos habíamos comprometido. Creo que eso fue sano para toda nuestra militancia de todo el país. Esta elección le da la capacidad de evitar desbordes y poner freno al desquicio”, expresó el experimentado político.

“Me parece que la tarea ahora es actuar seria y responsablemente en el Congreso y construir el programa, la narrativa y la gobernanza de la coalición para el futuro. Eso, creo, que va a ser muy importante para ser competitivos en el 2023”, resaltó.

 

Los radicales se muestran con otras energías 

Desde otro lado de la vereda del mismo espacio político sobrevino la otra conferencia de prensa, que hasta los periodistas que cubríamos el festejo del JxC nos sorprendió.

En la misma mesa en la que estuvieron Vidal y Rodríguez Larreta se sentaron Alfredo Cornejo, Patricia Bullrich, Mario Negri, Martín Lousteau, Gustavo Valdés (gobernador de Corrientes) y Miguel Pichetto. Y allí también se mostró un mensaje para adentro y para afuera. Se hizo mucho hincapié en esto último sin perder la oportunidad del primero.

Como cuando el jefe del interbloque en la Cámara de Diputados, Mario Negri, le dijo a El Ciudadano: “Creo que no solo hay un problema en la economía, que es muy fuerte, muy serio e impredecible, sino que también hubo una fatiga moral. De cualquier manera, yo creo que la buena noticia es que, desde que recuperamos la democracia, es la primera vez que en el Senado van a tener que conversar. No va a ser un monólogo; esto se terminó porque la necesidad del quórum va a obligar a sentarse y eso le va a hacer bien a la democracia y a los argentinos”.

 

Mario Negri.

 

Negri, con el fuerte predicamento de siempre, al referirse las fuertes internas dentro del Gobierno expresó que “una buena señal para la gente es que se pongan de acuerdo entre ellos y les muestren a los argentinos qué plan tienen. Porque aquí el plan para noviembre ya se agotó en esta elección. Por lo que deberíamos estar viendo el plan para los problemas reales de la Argentina, ya que el ciudadano les dijo en las urnas que se debía cambiar de rumbo, que por ese camino la Argentina se iba a caer del mundo”.

Los dichos del peronista Miguel Ángel Pichetto también mostraron ese mensaje de toda la mesa cuando dijo: “Los argentinos hicieron un profundo llamado de atención al Gobierno para que cambie el rumbo. Pero, además, en las urnas se derrotó una visión. Hay que ver hoy si ha sido derrotada también una visión ligada al pobrismo, donde la Argentina está reclamando fundamentalmente trabajo y libertad para poder producir, exportar y crecer”.

Así las cosas, en Juntos por el Cambio, donde la postura que mostró el domingo María Eugenia Vidal a El Ciudadano al momento de votar ejemplifica que hay muchos dirigentes de la coalición que quieren que se alcance el 2023 fortalecidos en una unión que es necesaria para el país.

La flamante legisladora electa por la Capital Federal, en un mensaje a los mendocinos, consideró: “Este es un día (por el domingo) que les puede dar un mensaje a los que gobiernan y a la oposición. Nosotros debemos escuchar ese mensaje”.