Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|27/05/20 07:36 AM

Hizo mucho ruido el desafuero del senador Marcelo Romano

Tras una larga sesión en la Cámara alta y con 22 votos a favor y 16 en contra, el legislador de Protectora Fuerza Política quedó desaforado. Por esta situación hubo voces a favor y otras en contra, con fuertes acusaciones entre el oficialismo y la oposición

Finalmente, la Cámara alta del Poder Legislativo trató el despacho de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales del pedido de desafuero que realizó el Ministerio Público Fiscal sobre el senador Marcelo Romano. Tras una larga sesión, el legislador quedó desaforado por 22 votos a favor y 16 en contra.

Como era de esperar, la sesión tuvo alto contenido de fuerte cinchada política entre oficialismo y oposición. Esta última, abroquelándose en torno del legislador y aprovechando para acusar al Gobierno y a la UCR de persecución política. Advirtiendo sobre el peligroso antecedente que este acto dejaría en la provincia. 

Desde el Frente Cambia Mendoza puntualizaron aspectos constitucionales del por qué le asiste y obliga a la Fiscal de Delitos Correccionales Gabriela García Cobos haber solicitado el desafuero al legislador de Protectora Fuerza Política.

Como se recordará, el proceso a Romano se inició el 11 de agosto del año pasado con un incidente en un control policial que desembocó en una causa en el Fuero Penal bajo la carátula de atentado a la autoridad agravado. Todo un tema que Romano considera armado para producir un perjuicio en su contra desde sector oficial, por mandato del exgobernador y actual diputado nacional Alfredo Cornejo.

Cruces entre lo legal, ilegal, persecución y ajustes a derecho

El Ciudadano trató de extraer algunos tramos de la fuerte sesión del senador.

Marcelo Romano antes de ser desaforado dijo: “Esta es otra página histórica y otra página negra donde meten una mordaza al único senador o por lo menos, uno de los senadores que le molestaba a don Cornejo. Por eso digo y créanme, que el desafuero que me están propinando es el precio que me hacen pagar por defender el agua de Mendoza, donde dar a conocer las cosas oscuras del Gobierno de don Cornejo y su sucesor, queridos excorreligionarios, me están haciendo precio. Me está saliendo barato, porque ni fusilándome en la Plaza Independencia me voy a quedar callado y nunca voy a dejar de defender el agua de Mendoza y a la 7.722 que no se toca, porque el agua no se negocia”. 

Por su parte, el legislador Lautaro Giménez (FIT), entre otras cosas expresó: “Esto es una discusión de abogados y no es una discusión que tenga que ver ni siquiera con el control que se debe hacer de la constitucionalidad de un desafuero o no. Lo veo en torno a la magnitud de la gravedad a la que se va llevando la persecución política del Poder Ejecutivo provincial contra quienes estamos en la oposición, en este caso, el senador Romano. Se trata de una embestida contra él, a partir de hechos increíbles que suceden en el mismo momento que Romano era candidato a diputado nacional. Ahí el candidato Alfredo Cornejo, en el medio una elección, aprovecha un operativo de fiscalización y una discusión con efectivos de fuerzas de seguridad. En ese contexto, que claramente tiene una connotación de un momento político transformado en una causa judicial”.

Uno de los sólidos argumentos jurídicos del desafuero lo hizo la senadora Mercedes Rus (UCR-FCM), que en parte dijo: “En este dilema se sabe lo que es un silogismo, donde se esconden premisas. En este caso, estas premisas son erróneas y son falsas. Del mismo modo, la conclusión que es igualmente inválida. Se trata de desnaturalizar un desafuero porque es más cómodo el relato de victimización. Es solo el tratamiento de un despacho que se tiene que tratar como cualquier otro, que no tiene más importancia que otros despachos que sean tratados, que no tiene más importancia sobre todo lo que ha llevado la emergencia sanitaria por la pandemia. Sin embargo, estamos hablando más de este tema cuyo mecanismo técnico es sólo remover un privilegio del que goza un legislador cuando no ha habido una allanamiento voluntario, oportuno y necesario que el senador Romano tendría que haber tenido ante una causa en su contra”.

Encendidas y de fuerte contenido político fueron las expresiones del titular del bloque de senadores del PJ, Lucas Ilardo, quien al momento de recordar la reunión de LAC, destacó que “la sesión de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales es una de las mayores vergüenzas de las que yo he participado. El senador Marcelo Rubio la ofició con una falta de respeto absoluta. Fue una lástima que ese día fuera el único opositor que allí estaba para observar la barbaridad que se llevó a cabo. El otro detalle, no menor, es que justo ese día funcionó la comisión que no lo hacía desde hace tres meses, bajo la presencia del exgobernador Alfredo Cornejo. Hacía mucho tiempo que el bloque que presido venía solicitando el funcionamiento de la comisión. Lo grave es que solo volvió a funcionar para sacarle los fueros al senador Marcelo Romano”.

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff (UCR_ FCM) aclaraba los procedimientos legales que debió seguir la Fiscal García Cobos y los artículos que encuadra a funcionarios y legisladores de la provincia, de acuerdo a la Constitución de Mendoza, “a los legisladores les asiste el artículo 16 en el Código Procesal Penal y a los demás funcionarios del artículo 17. Por otra parte, la ley es la que compele a la fiscal hacer los pasos que dio. La fiscal Cobos vino a pedir el desafuero y no por propia voluntad, es lo que indica una ley votada por esta Legislatura".

Finalmente. el legislador agregó: “No entiendo este empecinamiento de no otorgarle el desafuero o no permitirle a Romano defenderse ante la Justicia. Demostrar que estaban equivocados en sindicarlo, porque todavía no está imputado, está sindicado en un proceso penal. Eso es raro, si yo soy inocente, me presento y me defiendo si tengo alguna duda de la Justicia”.