Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|22/05/20 07:51 AM

Avanza trámite para desaforar al senador Romano

Se lo juzga por atentar contra la autoridad. Para el legislador, se trata de una movida “organizada y ordenada" por Alfredo Cornejo

Finalmente en la última sesión del Senado provincial, se dio estado parlamentario al despacho de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, con el pedido de desafuero que el Ministerio Público Fiscal hizo sobre el senador Marcelo Romano. Paso que habilita que la semana próxima la Cámara alta con mayoría simple trate un asunto que está con fuerte carga política.

Para el legislador de Protectora Fuerza Política es una movida “organizada y ordenada por el actual diputado nacional Alfredo Cornejo”, ya que, según Romano, “al oficialismo ha molestado sus fuertes exposiciones por la Ley 7.722 y por la Megaobra Portezuelo del Viento”.

Del otro lado de la vereda dicen todo lo contrario, que solo se trata de un trámite judicial que el senador no quiso cumplir (notificarse) esgrimiendo que primero le tienen que quitar los fueros para que él recién se notifique por lo que  se lo está imputado.

El proceso judicial al legislador se inició en agosto del año pasado, cuando en un retén de la policía provincial se detuvo a un auto al que, según los hombres de la fuerza de seguridad, se lo venía monitoreando con exceso de velocidad y maniobras peligrosas. Al lograrse la detención el vehículo (Rawson y Acceso Sur), notan que lo manejaba una joven quien resultó ser la hija de Marcelo Romano. Según el relato de los efectivos apareció inmediatamente el legislador, argumentando su condición de senador y tratando muy mal a los uniformados.

Acto seguido se retiró con su hija del lugar y los policías lejos de dejar las cosas así, informaron a sus superiores lo acontecido. Inmediatamente se armó una causa que recayó en el despacho de la fiscal de Delitos Correccionales, Gabriela García Cobos. La funcionaria conformó un expediente bajo la carátula de atentado a la autoridad agravado, lo quiso notificar al senador, este se negó y por intermedio del Ministerio Público Fiscal se solicitó al senado su desafuero.

El Senado se ajusta con que indica el código procesal penal

Sobre el álgido tema político, El Ciudadano logró hablar con un miembro del bloque se senadores del Frente Cambia Mendoza, desde donde se había mantenido prudente silencio. Se trata de la senadora Mercedes Rus, quien ante la pregunta de por qué se le quitarían los fueros al senador Marcelo Romano, respondió: “No se puede hablar de quitar los fueros, ya que está mediando un pedido del Ministerio Público Fiscal hacia la Cámara de Senadores, para que se corra el privilegio que le asiste al senador (Marcelo) Romano”.  

Senadora Mercedes Rus, de Cambia Mendoza.

“De esa manera, el organismo de justicia podría notificar y seguir con la imputación penal. Todo un trámite previsto en el Artículo Nº 16 del Código Procesal Penal. Este trámite tiene que ver, porque cuando el 19 de noviembre del año pasado se lo quiso notificar al legislador, él se negó a hacerlo, argumentando que primero lo tendrían que desaforar”, agregó.

Al preguntarle qué determinaron en el Senado, “el tratamiento sería la próxima semana, ya que en la última sesión se dio estado parlamentario el despacho de la comisión de Legislación de Asuntos Constitucionales para tratar el pedido de desafuero que hace el Ministerio Público Fiscal”.

Sobre el quórum, la abogada detalló: “Con respecto al número de miembros que deben estar sentados en sus bancas a la hora de tratar este tema, la mecánica legislativa indica que tiene que haber mayoría absoluta, es decir, que debe contar el recinto con la mitad más uno de la totalidad  los senadores, que en este caso sería de 20 votos, que podría contar nuestro bloque”.

El senador Romano hace una fuerte victimización de su condición

Marcelo Romano dice repetidamente que es un perseguido por orden del diputado nacional Alfredo Cornejo. Cuestión que El Ciudadano se lo preguntó a la senadora, ella respondió: “Creo que es el relato del senador, muy particular por cierto. Con una fuerte victimización en donde ha ido mudando su objeto diciendo que es una persecución política”. 

Primero acusaba esa persecución porque en agosto del año pasado se presentaba como candidato a diputado nacional. Después la persecución era por el tema de Penitentes y luego por la Ley 7.722. Finalmente asegura que es por la obra Portezuelo del Viento. Mire, en realidad los tiempos tienen que ver con que cuando a él intentan notificarlo, le responde a la fiscal, el pasado mes de noviembre, que para que eso ocurra, lo tienen que desaforar. Ante ese hecho, la fiscal envió a los diez días el pedido de desafuero, por lo que le hago observar que si era por la Ley 7.722, lo habríamos tratado antes, es decir, que todo esto que él dice y hace, no tiene un asidero lógico, cuando uno entra al fondo de la cuestión, ve los plazos y el expediente”.