Argentina
Argentina

|28/09/20 02:33 PM

Apriete a Lorenzetti: Fernández comparó lo sucedido con "lo más vil del nazismo"

Desde Escobar y al anunciar la puesta en marcha del hospital “Presidente Néstor Carlos Kirchner”, el presidente se refirió al escrache que sufrió el magistrado de la Corte Suprema y también al avance de la pandemia 

Por Redacción

El escrache que sufrió el sábado pasado el juez de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, fue ampliamente criticado por todo el arco político argentino.

Pero hay que destacar que recién en horas del mediodía de este lunes, el presidente Alberto Fernández opinó -en un acto que el presidente brindó en Escobar- sobre lo sucedido en cuanto a la marcha que cientos de manifestantes llevaron a cabo en las inmediaciones del domicilio del magistrado en la ciudad de Rafaela, Santa Fe.  

Fernández dijo se solidarizaba con el juez Lorenzetti tras lo sucedido y llamó "a la reflexión" al comparar estas actitudes con "lo más vil del fascismo y nazismo", ya que -indicó- es contra las instituciones, más allá de cualquier diferencia de opinión.

Alberto Fernández encabezó la puesta en marcha el hospital municipal “Presidente Néstor Carlos Kirchner” para pacientes de Pami.

"Me solidarizo con Lorenzetti, como me solidarizo con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que "sufre permanentemente" los escraches, aclaró el presidente argentino.

Cabe destacar que lo sucedido, tuvo fin impactar en la decisión que la Corte Suprema pueda tomar mañana martes, al tratar en un "acuerdo extraordinario" si da lugar a los recursos presentados por los jueces removidos por votación de la Cámara Alta de la Nación, hablamos de Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli. Estos apelaron a la Corte Suprema, quien finalmente definirá la pulseada entre el reclamo de ellos y la votación del Senado. Si la corte falla en contra de los magistrados, deberán volver a sus juzgados de origen.

Bertuzzi, Bruglia y Castelli investigaban causas de corrupción en las que estaría implicada la actual vicepresidente, Cristina Fernández.

En un acto con conexión virtual con diferentes provincias argentinas, el mandatario cuestionó este tipo de manifestaciones, que dijo, "muestran intolerancia".

“Quiero solidarizarme con el doctor Lorenzetti, que ayer en su provincia sufrió el acoso, el escrache de un grupo de ciudadanos opositores al gobierno que fueron básicamente a presionar a un juez a la hora que tiene que tomar una decisión”, enfatizó el presidente.

"Los reclamos que se hacen, del modo que se hacen, no son reclamos sino que dejan en evidencia la peor muestra de intolerancia y respeto a la democracia que le costó 30.000 vidas a la Argentina", subrayó el mandatario.

Dijo que “tal vez hoy podemos poner un punto de inflexión y llamarnos responsablemente a la cordura, a volver a trabajar mancomunadamente, a darnos cuenta que no todo es disputa política”.

Agregó que “en el medio hay argentinos y argentinas que sufren, que necesitan y para hacer eso, para terminar con tanta necesidad con tanta postergación de los argentinos, lo que hace falta es que nos ocupemos, definitivamente, a hacer las cosas que debemos hacer como clase dirigente”.

 

El avance de la pandemia

Por otro lado, el presidente Alberto Fernández se refirió en su discurso a los efectos de la pandemia de coronavirus en Argentina y resaltó que destacó el “rol del Estado para asistir a las necesidades de la sociedad”, y les dijo a quienes critican la cuarentena que "el Gobierno nacional puso 3.000 camas de terapia intensiva y cada provincia y cada municipio hizo un esfuerzo para tener más respiradores y camas, al poner en marcha el hospital municipal “Presidente Néstor Carlos Kirchner”, en el partido bonaerense de Escobar.

Fernández aseguró que le preocupa la propagación del coronavirus por todo el país e insistió en que "la pandemia no se ha terminado".