|23/02/21 03:54 PM

Abrir el debate para que el pueblo de Mendoza decida, de eso se trata

Nota de opinión de la presidenta del Bloque de diputados de la UCR en Mendoza, Cecilia Rodríguez

A raíz de algunos puntos que se apresuraron a recalcar integrantes del peronismo mendocino sin dejar de mencionar que no darían lugar para debatir una posible reforma de la Constitución de Mendoza, un “proyecto político de una comunidad” como se le ha dado en llamar por el oficialismo, que implica cambios profundos y necesarios a una Carta Magna de más de 100 años, es que los integrantes del bloque de Diputados y Diputadas de la UCR de Mendoza reflexionamos sobre esta torpeza política de la oposición.

El Ejecutivo Provincial de la mano de nuestro gobernador, Rodolfo Suarez, envió el proyecto de Reforma de la Constitución Provincial a la Legislatura siguiendo con el compromiso de campaña, al que también se comprometió el PJ provincial, a través de su candidata de aquel momento, la senadora Anabel Fernández Sagasti.

La gravedad de la falta de palabra, compromiso y responsabilidad del PJ podría quitarle la posibilidad al pueblo mendocino de discutir y llevar a cabo una reforma institucional de calidad, sobre temas que se erigen como pilares en el mundo en este Siglo XXI, tales como el equilibrio fiscal y la igualdad de género, entre otros puntos. Una barbaridad.

El proyecto presentado es una reforma parcial de la Constitución de la Provincia de Mendoza, definido en el mismo como “proyecto político de una comunidad”, por lo que se constituye ineludiblemente como una reforma institucional, que nos llama a debatir sobre lo que queremos como Provincia a mediano y largo plazo.

El año 2020 encontró a la Legislatura Provincial a la vanguardia, inmediatamente retomamos las actividades en el marco del Aislamiento y luego del Distanciamiento Social  impuestos por atravesar una pandemia, teniendo como prioridad leyes de reactivación económica y acompañamiento a las medidas sanitarias.

Los legisladores y legisladoras debemos continuar nuestra labor, para la que fuimos elegidos y que incluye la discusión sobre la calidad institucional de la Provincia, para que la ciudadanía tenga la oportunidad de expresar, a través del voto directo, si es necesaria una reforma institucional, la que luego se efectivizará en una Convención Constituyente, cumpliendo con el proceso democrático y participativo.

La necesidad de modernizar nuestro marco constitucional y el salto de calidad institucional es porque se trata de una Constitución envejecida: tiene más de 100 años. Fue sancionada previo a las dos guerras mundiales, las mujeres no votaban y mucho menos podían acceder a que las elijan. Avances tecnológicos como la televisión, internet y el uso del teléfono no existían; hemos transitado un largo camino y nuestra Constitución debe reflejar los cambios que se perciben en la actualidad.

El equilibrio fiscal no es un capricho sino un deber del Estado provincial y una garantía para los ciudadanos; se trata de que no se gaste más de lo que ingresa a las arcas estatales sin importar el color político de turno. Evitando así que pase lo que tristemente sucedió en el gobierno justicialista de Paco Pérez en el que no se pudo pagar la nómina de diciembre de los empleados estatales ni afrontar deudas asumidas.

Prograr la disminución del gasto político es una premisa de campaña que el Gobernador Suarez quiere llevar a la realidad y es por eso que nos debemos el debate en este aspecto porque a los legisladores nos eligen para debatir, presentar propuestas y mejorar proyectos de ley.

 

A continuación pasamos en limpio los temas sometidos a consideración:

Austeridad de la política bajando el gasto público:

  1. Incorporar el equilibrio fiscal del sector público provincial y municipal como deber del Estado y derecho colectivo de la población.
  2. Modificar la composición del órgano legislativo incorporando un sistema unicameral que respete la representación poblacional y territorial, cuya composición no podrá superar los cuarenta y ocho legisladores.
  3. Eliminar la elección de medio término.

 

Diseño institucional:

  1. Limitar a un solo período consecutivo la reelección para los cargos electivos provinciales y municipales.
  2. Mantener la prohibición de reelección inmediata del gobernador y vicegobernador de la Provincia.
  3. Introducir el sistema electoral de doble vuelta para la elección de gobernador y vicegobernador.
  4. Instituir un régimen municipal autónomo, en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero.
  5. Establecer los principios rectores en materia de coparticipación municipal de impuestos.

No hay que dejarse engañar con un comunicado simplista de la oposición ante los medios de comunicación provinciales cuando lo que se está tratando es, nada más y nada menos, que la propuesta de sentarnos a dialogar y consensuar una actualización necesaria de la Constitución provincial. Mientras la agenda del PJ y la Cámpora está envuelta en el escándalo del VACUNA GATE, en Mendoza estamos evaluando la oportunidad de dar un salto de CALIDAD INSTITUCIONAL. Se puede estar en contra de un proyecto de reforma pero nunca se puede estar en contra del debate y, mucho menos, ocupando una banca legislativa.