|31/08/21 10:59 AM

Negó conocer el paradero de su sobrina desaparecida: la tenía oculta

En julio pasado la menor se ausentó de su domicilio y fue hallada en la casa de su tío. Nuevamente era buscada y la encontraron otra vez con su familiar

Por Redacción

La menor de 15 años que en julio pasado puso en vilo a las fuerzas de seguridad por cuatro días, volvió a desaparecer de su domicilio particular. Fue hallada junto a su tío, quien quedó imputado por falso testimonio.

El 6 de agosto la abuela de la adolescente realizó la denuncia, en la Oficia fiscal N° 17, por la desaparición de su nieta. La misma faltaba de su domicilio del departamento Godoy Cruz desde el 4 de agosto.

Aparentemente, la joven no tenía celular y tampoco manejaba las redes sociales, por lo que las investigaciones se centraron en torno a su tíoOcurre que, en julio la menor ya había desaparecido y fue hallada en el domicilio de este pariente luego de cuatro días.

A raíz de averiguaciones, los investigadores lograron establecer el domicilio laboral de este pariente, ubicado en barrio Las Cortaderas, calle Milagros S/N, de Rodeo de La Cruz, Guaymallén.

El hombre fue trasladado a declarar a la fiscalía de Homicidios, en calidad de testigo el 12 de agosto, e indicó que desconocía el paradero de su sobrina.

Sin embargo, las tareas continuaron siguiendo la hipótesis del tío por lo que realizaron un seguimiento personalizado al familiar de la chica desaparecida.

Durante la tarde del lunes, un efectivo abordó el mismo colectivo en el que se trasladaba el individuo, arribando hasta el barrio Jardín Agrelo en el departamento Luján de Cuyo.

Una vez frente al inmueble se inició un operativo cerrojo, ya que se tenía en cuenta que en el paradero anterior denunciado en julio, la menor se había escabullido por el patio trasero.

Así, tras asegurar las posibles fugas por patios colindantes, el resto del personal ingresó con autorización de los moradores por la puerta frontal.

En un patio interno de la propiedad descubrieron que la menor y su tío estaban en cuclillas, cubiertos con cartones y un colchón en desuso.

Por disposición del fiscal Gustavo Pirello, se trasladó a la adolescente y a su tío a la sede judicial, quedando el masculino en calidad de testigo para luego ser imputado por el delito de Falso Testimonio.

La menor fue asistida por la Guardia Provincial del ETI, donde quedó registrado que se encontraba en buen estado y que no había sido víctima de ningún delito.