|20/11/21 06:03 PM

Misiones: siete policías son investigados por presuntas torturas

Los uniformados implicados pertenecen a la comisaría y al comando de Campo Viera. La víctima ratificó la denuncia ante los investigadores

Por Redacción

La Dirección General de Seguridad (DGS) de la Jefatura de la Policía de Misiones inició un expediente administrativo contra siete uniformados de la Unidad Regional II, con prestación de servicio en Campo Viera, sospechados de torturar a un hombre detenido en el marco de la investigación de un robo.

Siete policías que pertenecen a la comisaría y comando de la localidad misionera de Campo Viera están siendo investigados tras la denuncia de un hombre que fue detenido en averiguación de un robo y dijo haber recibido torturas, según publicó El Territorio

Héctor Fabián De Almeida, de 49 años, denunció que el viernes 12 de noviembre a la tarde cuando se hallaba en casa de un amigo en colonia El Chapá, localidad de Alberdi, arribó un móvil policial con dos hombres y una mujer, lo esposaron y le manifestaron que estaba detenido en averiguación de un robo ocurrido en Campo Ramón.

Luego de ser aprehendido, “comenzaron a golpearlo con piñas y patadas en todo el cuerpo. Lo colocaron boca abajo, lo trasladaron hasta la parte posterior de la chacra, donde se ubica un gallinero y había un tacho de 20 litros, de plástico, en el cual colocaron su cabeza mientras seguían golpeándole”, se cita en el informe de la DGS.

"Los dos masculinos, además, le profirieron amenazas hacia su hijo, diciéndole: 'Ahora le voy a buscar a tu hijo, voy a hacer lo mismo que a vos para ver si va a aguantar como vos. Él es una rata igual que vos'", continuó el sumario.

Según declaró De Almeida, los dos policías que lo agredieron eran jóvenes. Sobre la mujer policía que integraba la patrulla, indicó que se paró detrás de él y observó la escena. 

"Después que lo golpearon, lo subieron en la parte de atrás de la camioneta, en la carrocería y de allí lo trasladaron a una dependencia policial, que no puede precisar cuál era", ya que tenía el rostro cubierto.

Una vez en la comisaría, "un policía, de sexo masculino, lo tomó de las esposas, lo levantó y con mano abierta lo golpeó en el oído".

Los policías sumariados fueron identificados  y desde la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT) constataron y documentaron las lesiones corporales que tenía Almeida.

"Lo que presuntamente padeció Almeida es aberrante. Lo sostenían entre dos, estando esposado, para meterle la cabeza en un tacho con agua. Constatamos una serie de excoriaciones en varias partes de su cuerpo y le tomamos fotografías para aportar en la denuncia penal", precisaron desde la CPPT.