|11/01/22 02:55 PM

Mendoza: confirmaron de qué murieron los turistas venezolanos

La mujer de 57 años y su hijo, de 23, fallecieron en el alojamiento alquilado, ubicado en la calle San Juan. El único que resultó con vida fue un niño de 5 años

Por Redacción

El Ministerio Público Fiscal confirmó las causas de muerte de los turistas venezolanos que encontraron sin vida, en el interior de un complejo de departamentos de alquiler, ubicado en la Ciudad de Mendoza. El hallazgo se produjo el pasado domingo, gracias a la encargada de limpieza del lugar.

Según informaron desde el organismo, el informe forense arrojó que los cuerpos de Carmen Tovar Nacuare (57) y el de su hijo, Valentino González Tovar (23), presentaban altos valores de monóxido de carbono.

En el mediodía de este martes, realizaron un allanamiento en el interior del inmueble, a cargo de personal de Policía Científica y de la empresa Ecogas, para determinar posibles fugas de gas. 

Gracias a la pericia, se detectó una pérdida en el anafe y quedó bajo observación un calefón tipo caldera, sin ventilaciones reglamentarias, por lo que la empresa distribuidora del suministro dispuso la clausura de las conexiones. 

El único extranjero que quedó con vida fue un niño de 5 años, brasilero, que fue trasladado al hospital pediátrico Humberto Notti, en donde aún permanece internado, cursando un cuadro de coronavirus, en buen estado de salud.

Desde el Ministerio comunicaron, además, que una de las hijas de Tovar ya se encuentra en la provincia para abordar los trámites necesarios, mientras que el padre del menor se encuentra en camino.

 

Detalles del caso

De acuerdo a los datos aportados por Seguridad, pasadas las 14 del domingo, ingresó un llamado a la línea de emergencias 911 informando sobre la presencia de dos personas sin vida y un menor intoxicado, dentro de un departamento de alquiler por día, ubicado en la calle San Juan al 1127.

Los turistas habían llegado a Mendoza el jueves 7 de enero y habían contratado el departamento, a través de internet, hasta este lunes 11.

Las víctimas fueron encontradas por una joven encargada de la limpieza del lugar, quien estaba en compañía de su pareja, un sargento de Policía, quienes al escuchar ruido de agua proveniente del interior golpearon la puerta y, como nadie salió, procedieron a ingresar.

En el caso intervino la Oficina fiscal 1°, con jurisdicción en Comisaría 3°.