|04/09/21 12:05 PM

Mantuvo a su abuela muerta por seis meses en una habitación

La mujer de 89 años perdió la vida por COVID-19, pero el nieto no se animó a avisarle al resto de la familia por lo que decidió esconder lo sucedido

Por Redacción

Un joven de 24 años mantuvo el cuerpo de su abuela durante seis meses en una habitación luego de que muriera en marzo. Sucedió en la localidad de Caseros en la provincia de Buenos Aires.

El muchacho se encontraba al cuidado de su abuela, de 89 años, pero ella falleció de COVID-19 y no avisó a resto de su familia de lo sucedido. El chico dejó una carta contando los hechos.

De acuerdo a sus propias palabras, la mujer pereció por un presunto caso grave de coronavirus, y él consideró que fue quien la contagió, por lo que el sentimiento de culpa no le permitía pensar en cómo comunicarle la noticia a sus familiares y mantuvo el cuerpo de la mujer en una cama, e incluso viajó a Chascomús, pero finalmente regresó y se supo la verdad.

Desde marzo, el joven les decía que no podían visitar a su abuela por temor a la pandemia, luego decidió no atender más los llamados y eso fue motivo de alarma para el resto de los parientes por lo que decidieron radicar la correspondiente denuncia policial.

Con la anuencia de los familiares, efectivos ingresaron en la casa y encontraron una escena dantesca: en la puerta de una de las habitaciones había un cartel que decía “No estrés Laura, llamá al 911, leeme”, mientras que dentro de la misma se encontraba el cuerpo en descomposición de la octogenaria, tapado con una frazada y con botellas de gaseosa y latas de cerveza sobre ella.

Una de las hijas de la mujer contó que al cuidado estaba uno de sus nietos y desde el domingo 29 de agosto no pudieron comunicarse con él decidieron acudir a la Policía.

Este viernes el hombre fue hallado tras retornar de Chascomús y ante las autoridades judiciales relató que la mujer murió en marzo pasado y que allí la mantuvo por temor, e incluso le enviaba audios a sus familiares diciendo que estaba bien, pero que por diversos motivos no podía hablar con ellos en ese momento.

En una carta que el joven había dejado, contaba que un día la encontró “decaída” que le dijo de acudir a un médico, pero como era tarde la mujer dijo de hacerlo al día siguiente, pero tras levantar fiebre la encontró tirada en el piso ya sin vida, y que a partir de ese momento se sintió mal, no supo cómo comunicárselo a la familia, recurrió al alcohol y se desentendió del cuidado de la casa: “Ella nunca vivió en la mugre, siempre estuvo de punta en blanco”, escribió.

La causa fue caratulada como “averiguación de causales de muerte y abandono de persona”, además se debe investigar que sucedió con el dinero de la abuela, ya que el muchacho percibía la pensión.

TAGS