|17/11/21 04:34 PM

Cayó un policía acusado de violar a una testigo que custodiaba

El efectivo de la policía bonaerense de 32 años fue detenido en Bahía Blanca. La víctima había declarado en el marco de la desaparición de Gabriel García Gurrea, cuyo paradero se desconoce desde el 19 de mayo

Por Redacción

Otro episodio de violencia de género pesa sobre un efectivo de la policía bonaerense. Se trata de un oficial de Bahía Blanca que fue detenido acusado de haber abusado sexualmente de una testigo a la que custodió luego de que denunciara haber recibido amenazas tras declarar en una causa por la desaparición de un hombre en mayo pasado.

La detención del efectivo fue realizada por efectivos de la PFA, tras un pedido de la fiscal de Delitos Sexuales, Marina Lara, avalado por el Juzgado de Garantías en turno del Departamento Judicial de Bahía Blanca.

Fuentes del caso informaron que el detenido es un oficial de la policía bonaerense de 32 años, quien se desempeñaba en la comisaría de General Daniel Cerri, a unos 16 kilómetros de Bahía Blanca. Por su parte, la víctima es una mujer que había declarado en el marco de la desaparición de Gabriel García Gurrea, cuyo paradero se desconoce desde el 19 de mayo pasado.

La mujer había radicado una denuncia por amenazas y daños luego de que encontrara rotos varios elementos en su casa, tras lo cual la Justicia bahiense dispuso que se le asigne una custodia policial dinámica por el lapso de diez días.

Según explicaron las autoridades, el efectivo continuó con el trato con la mujer una vez culminada la custodia y el pasado 13 de noviembre ella le pidió que la ayudara a conseguir un medicamento parea el dolor de muelas, siempre según la información suministrada por las fuentes.

De acuerdo a la denuncia de la víctima, esa situación fue aprovechada por el policía para abusar de ella, por lo que radicó la denuncia y el hecho es investigado por la fiscal de Delitos Sexuales, Marina Lara, quien ordenó la detención del policía.

Una vez detenido, el acusado fue trasladado a la fiscalía de Lara, donde declaró que a la mujer la conocía antes de tener que custodiarla porque trabajaba en General Cerri y agregó en su defensa que había mantenido con ella mensajes de texto que, con el paso del tiempo, fueron más personales, por lo que pactaron el encuentro.