|07/01/22 09:49 PM

Asesinaron de una puñalada a una joven para robarle el celular

La víctima tenía 18 años y fue brutalmente atacada mientras esperaba el colectivo en Santiago del Estero. Detuvieron al presunto homicida

Por Redacción

Una joven de 18 años fue asesinada de una puñalada en el pecho por un hombre que la atacó con intenciones de robarle el teléfono celular en una parada de colectivos de la ciudad de La Banda, en Santiago del Estero.

La víctima fue identificada como Nahiara Ayelén Gorosito, quien fue atacada en una parada de colectivos situada en la calle  del barrio 25 de Mayo, de La Banda. La joven era estudiante de primer año de la licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE).

De acuerdo con lo establecido por el momento, Nahara fue sorprendida este jueves cerca de las 18 por un delincuente que quiso robarle el celular y que cuando se resistió le aplicó un puntazo a la altura del corazón y escapó.

Tras el brutal ataque, la estudiante fue auxiliada por un remisero que la vio herida y la subió a la parte trasera de su vehículo hasta que se topó con una ambulancia que la trasladó hasta el Hospital Regional, donde falleció cerca de la medianoche debido a la gravedad de la lesión sufrida.

 

El asesino habría confesado y fue detenido

Esta mañana, el intendente de La Banda, Pablo Mirolo, confirmó que se trató de una "situación delictiva que ha terminado con la vida de una joven de 18 años, estudiante, por un hecho de inseguridad producto de tratar de evitar el arrebato de su celular". Y agregó que debido a que el municipio cuenta con más de 700 cámaras de monitoreo, el agresor quedó registrado y ya fue detenido.

La Policía apresó al presunto asesino en la localidad de Ardiles, luego de una intensa investigación que incluyó la recopilación de datos precisos y varios allanamientos. Se trata de un sujeto de 39 años quien buscó refugio en la casa de su abuela.

Al parecer, el sospechoso habría dejado transcender en su círculo íntimo la autoría del crimen y con la complicidad de otro familiar se escondió en la casa de su abuela, a donde los sabuesos encontraron el teléfono celular que sería de la víctima.