Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|23/10/20 07:03 AM

Una de fierros

Ante la intención de comprar vehículos de combate para equipar al Ejército Argentino –la columna vertebral de las Fuerzas Armadas– se genera una controversia porque los ojos están puestos en la incorporación de móviles blindados de origen chino, de calidad dudosa y pocos antecedentes en operaciones

Siempre cuando hemos hablado de las prioridades para la refundación de nuestras FFAA lo hemos sintetizado en un trinomio: personalideas- fierros. También hemos enfatizado que éste tiene que ser el orden de prioridades. Primero, los profesionales militares, por último los fierros y en el medio las ideas o la doctrina de empleo.

Pero hoy vamos a hablar del menos importante, vale decir de los fierros o en términos más precisos del equipamiento de combate para nuestro Ejército Argentino que es la columna vertebral de nuestras FFAA.

Sucede que desde hace unos días se ha instalado una controversia a propósito de la posible adquisición de nuevos vehículos de combate para esa fuerza.

Al respecto, titula Infobae: “Alarma por la posible compra de blindados chinos de baja calidad para equipar al Ejército”.

El artículo explica que existe la posibilidad de reequipar, especialmente, a las unidades de la Infantería y de la Caballería, con un vehículo blindado a rueda. Hay tres postulantes para hacerlo, a saber:

  • Primero: un vehículo de origen chino que es el que alarma al articulista.
  • Segundo: un vehículo de fabricación norteamericano que es de diseño canadiense.
  • Tercero: un vehículo de manufactura brasileña que es una copia simplificada de uno italiano.

Pero antes de hablar de cada uno de ellos, veamos una pequeña historia. Cuál es la de los vehículos blindados, o de los tanques, como los nombra el neófito.

Si bien el tanque fue un invento que fue utilizado por primera vez por los ingleses a finales de la Primera Guerra Mundial, saltaría a la fama con los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, ya que los primeros lo habían casi abandonado, mientras que los segundos, leyendo los libros escritos por los mismos ingleses, lo perfeccionaron y lo emplearon en forma contundente, en lo que se conocería como la “blitzkrieg” o guerra blindada.

Luego, los propios alemanes probarían de su propia medicina, cuando sus menguadas fuerzas fueron, literalmente, aplastadas bajo las orugas de los tanques rusos y norteamericanos que llegaron hasta Berlín. Había nacido la leyenda del tanque como el rey del campo de batalla.

Uno de los vehículos que evalúan comprar es el Striker utilizado por los Marines de los EE.UU.

Como toda leyenda tiene mucho de verdad. En el caso de la del tanque, estaba basada en su posibilidad de moverse por terrenos intransitables, el de disparar un potente cañón y de que todo esto se pudiera hacer con sus tripulantes protegidos contra los disparos del enemigo por su blindaje.

Todo anduvo bien para el tanque hasta el siglo XXI, aunque ya en el XX había indicios de que existían serios desafiantes para quitarle la corona al rey. El más importante de todos: las armas antitanques inteligentes.

Si bien las armas antitanque existieron desde siempre, no fue hasta no hace mucho que su letalidad las hizo mortales para un tanque. Ya que, básicamente, se trata de un misil disparado desde el hombro, pero con un guiado inteligente que permite acertar en el tanque al primer disparo.

Otra grave limitación del tanque eran sus orugas. Las que si bien les permitían moverse muy bien por sobre casi todo tipo de terreno, eran muy lentas y se desgastaban, rápidamente, cuando transitaban sobre un buen camino.

La otra opción es el WZ-551, un vehículo 8x8, anfibio y que es usado por el Ejército Popular de Liberación Chino WZ-551.

Otro problema fue que las crisis reemplazaron a las guerras, Y si antes había meses para movilizar y preparar a un ejército, ahora, todo debía hacerse en pocos días.

Pese a todos estos problemas, los militares seguían necesitando un tanque. Pero, comenzaron a darse cuenta de que tenía que ser tan letal como sus viejos antepasados, pero más liviano y más veloz. Había nacido el vehículo blindado a ruedas.

Hecha esta larga introducción vamos a los vehículos de marras y que el Ejército Argentino está evaluando para su compra.

Uno de ellos, es el Striker que es un vehículo blindado 8x8 anfibio de ocho ruedas construido por General Dynamics Land Systems y utilizado por el Ejército y los Marines de los EEUU. Tiene la limitación de que no es anfibio.

Por su parte, el chino no goza de buena fama, pero los expertos afirman que este material ha mejorado mucho en las versiones más nuevas. Se trata del WZ-551, un vehículo 8x8, anfibio y que es usado por el Ejército Popular de Liberación Chino.

Existe una variante intermedia que es el vehículo 6x6 anfibio brasileño, el VBTP-MR Guaraní coproducido por la IVECO de Italia y el Ejército de Brasil en sus talleres de mantenimiento anexos a la planta de la italiana en Sao Jose dos Campos en Minas Gerais. Además, este vehículo cuenta con la nada despreciable ventaja de que su motor, el IVECO modelo Cursor 10ENT-C, de 6 cilindros, diésel y su caja de cambios se producen en la planta que IVECO tiene en nuestra provincia de Córdoba.

El VBTP-MR “Guaraní” coproducido por la IVECO de Italia y el Ejército de Brasil. El motor y la caja de cambios se produen en Argentina.

Llegado a este punto, nos vemos obligados a abandonar a nuestros queridos fierros y volver a la política. Ya que es ella la que, finalmente, tomará la decisión de cuál de los vehículos propuestos será el elegido. Ya que la decisión no estará a cargo de ningún militar. Los que limitarán a dar su opinión experta. Y la misma será adoptada, estimamos, del más alto nivel de la conducción política.

Pues, no se le escapa a nadie que en caso de elegirse el vehículo chino, que dista de ser el mejor, implicaría una clara señal del alineamiento estratégico de nuestro país.

De paso, los políticos hay otras cosas que tienen que saber. Comprar un vehículo de combate es comprar un paquete, en el que se debe incluir las municiones que usa, así como un surtido stock de mantenimiento. Como así, también, sus manuales en lengua castellana.

Y como siempre decimos y volvemos a repetir, se puede adoptar cualquier decisión, pero nunca podrán evitarse sus consecuencias.

 

El Doctor Emilio Magnaghi es Director del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa Nacional Santa Romana. Es autor de El momento es ahora y El ABC de la Defensa Nacional.