|25/02/21 08:44 AM

Los ancestros del General San Martín

El pueblo de Cervato de la Cueza, en España, guarda como un tesoro una rica historia que cuenta el origen de la familia del Libertador

Hoy, 25 de febrero, se cumplen 243 años del nacimiento del General José de San Martín, nuestro máximo héroe nacional.

Nació en Yapeyú, provincia de Corrientes, y allí vivió con su familia algunos años, para luego trasladarse a Buenos Aires y de allí emprender un viaje a España.

Pero, ¿quiénes fueron sus ancestros? ¿Cuál fue el lugar de sus raíces? Poco se conoce sobre ello, más allá que desde hace varios años circula una teoría muy poco fundamentada, pero que despertó cierta inquietud en el ámbito histórico, sobre que el Padre de la Patria habría sido hijo de Diego de Alvear y de la nativa Rosa Guarú.

 

Un pueblo llamado Cervato de Cueza

La familia San Martín proviene del pueblo llamado Cervatos de la Cueza, en la provincia de Palencia, en la Comunidad Autónoma de Castilla de León.

Actualmente esta localidad tiene unos 263 habitantes y desde hace muchos años es visitada por cientos de argentinos, ya que la casa del padre del general del Ejército de los Andes sigue en pie, fue declarada de interés cultural en el 2000 y desde 2018 funciona como museo.

Aquella villa se remonta a tiempos inmemorables. Por su parte, los romanos se asentaron allá por el siglo III y IV de nuestra era. Ya en épocas más recientes, en el lugar se estableció una pequeña población dedicada a la agricultura y a la ganadería. Allí existían dos templos católicos: uno era el de San Miguel y el otro el de Santa Columba y en esas iglesias quedaron anotados los nacimientos, matrimonios y decesos de los habitantes de la villa.

Ayuntamiento de la Villa de Cervato de la Cueza, en Palencia, Castilla de León, lugar de donde proviene la familia San Martín.

Gracias a estos registros podemos llegar hasta el siglo XV, en el que nació Hernando, el chozno o quinta generación de ascendientes directos del Libertador.

 

Chozno, tatarabuelo y algo más...

El chozno del General José de San Martín se llamaba Hernando, nació en 1575 y era un hidalgo caballero que se había dedicado a la agricultura como muchos otros de la zona. Fue en ese mismo lugar en donde conoció a María de Castro y Díez, una joven muchacha de esa localidad con quien contrajo matrimonio. De esa unión nacieron Sebastián, Andrés, Catalina, Ángela, Hernando, Lorenzo y Antonia.

Lorenzo, el anteúltimo hijo de esta relación, será luego el tatarabuelo del Gran Capitán. Don Hernando falleció en 1645.

Su tatarabuelo, Lorenzo de San Martín y Castro Díez, nació en la misma localidad y fue bautizado en la iglesia de San Miguel el 31 de agosto 1614.

Desde niño ayudó a su padre en las labores campestres al igual que sus hermanos, y se casó con Inés Pérez y Muñoz, hija de Juan Pérez y de María Muñoz.

El flamante matrimonio tuvo a su primer hijo, al que llamaron Hernando, bautizado así como su abuelo. Luego nacieron Laurencio, Antonio, María, Manuela, Ángela, Fernando, Juan –quien fue ascendiente del prócer– Francisco, Inés y Francisca.

Inés Pérez falleció el 3 de mayo de 1675, mientras que Lorenzo vivió hasta los 78 años y murió el 3 de julio de 1692.

Su hijo Juan –el bisabuelo de José– vio la luz en Cervato de Cueza el 24 de setiembre de 1657, pero fue bautizado en la iglesia de San Miguel recién el 21 de julio de 1658. Tenía más de veinte años cuando se casó con María de la Riguera, quien también provenía de esa localidad.

Ruinas de la torre y campanario de la vieja iglesia de San Miguel, que fue destruida por un incendio en 1934, en la que fue bautizada la mayoría de los ascendientes del General San Martín.

Por aquel tiempo, la villa tuvo un importante crecimiento poblacional y rondaba en unos 400 habitantes.

Del matrimonio con María nació su primogénito, llamado Andrés – abuelo del militar argentino- quien tuvo seis hermanos: María (primera), Cecilia, Juan, Lorenzo, Inés y María.

La esposa de Juan falleció el 29 de febrero de 1720 y este murió en la villa el 16 de setiembre de 1724, a los 77 años de edad.

Andrés nació el 24 de noviembre de 1687 y fue bautizado en la Iglesia de San Miguel de Cervato de la Cueza seis días después.

Desde muy joven se dedicó, al igual que sus ancestros, a la agricultura y crianza de ganado. Se casó en primeras nupcias, pero su esposa murió a los pocos años. Luego de la desgracia se casó con Isidora Gómez –quien también era viuda– el 14 de febrero de 1726. Los padres de Isidora se llamaban José Gómez y María Gómez. De esa unión nacieron Juan –padre de José de San Martín- y María.

Por aquel tiempo, Andrés construyó una propiedad en la calle Las Solanas número 27, en las inmediaciones de la villa. Su construcción se realizó siguiendo antiguas técnicas trabajadas con adobe, tapial, madera y tejas de cerámica árabe.

Casa de los San Martín.

En esa casa nació y se crió Juan, quien quedó huérfano de padre a los 7 años, al fallecer Andrés el 4 de marzo de 1735, a la edad de solo 48 años.

 

Padre de uruguayos y de un libertador

Juan de San Martín y Gómez nació en su casa de Las Solanas 22 el 3 de noviembre de 1728 y fue bautizado en la iglesia de San Miguel el día 12 de ese mes y año.

Juan de San Martín y Gómez, padre del Libertador de América, quien llegó a nuestro país en 1765.

La precoz pérdida de su padre hizo que tuviera que ayudar a su madre en la hacienda hasta los 18 años, cuando se incorporó al Ejército Real como soldado en el Regimiento de Lisboa.

En 1765 recibió el grado de teniente y se embarcó hacia América del Sur, en donde se radicó en Buenos Aires y luego fue destinado a Colonia de Sacramento, actual República Oriental del Uruguay. Estando allí, se casó por poder el 1 de octubre de 1770 con doña Gregoria Matorras y del Ser, quien había nacido en Paredes de Navas, Palencia, el 12 de marzo de 1738.

Juan de San Martín fue trasladado luego como administrador militar de la estancia en Calera de las Vacas –jurisdicción de la Parroquia de Las Víboras, en Uruguay– en donde nacieron sus tres primeros hijos: María Elena, el 18 de agosto de 1771; Manuel Tadeo, el 28 de octubre de 1772, y Juan Fermín Rafael, el 5 de febrero de 1774.

Posteriormente fue designado teniente gobernador de Yapeyú (Corrientes), en donde nació primero Justo Rufino, en 1776, y el último vástago José Francisco, en 1778.

Luego regresó a Buenos Aires, desde donde se trasladó con su familia a España para ocupar una plaza militar en la guarnición de Málaga, en donde murió el 4 de diciembre de 1796. Fue enterrado en la iglesia de Santiago, de esa localidad andaluza.

Por su parte, doña Gregoria Matorras se trasladó al Orense, donde falleció el 28 de marzo de 1813 y fue enterrada en el cementerio del convento de Santo Domingo de esa localidad.

En 1947, el gobierno argentino, realizó gestiones para traer los restos mortales de los padres del General San Martín a la Argentina, que llegaron a Buenos Aires y fueron sepultados en el Cementerio de la Recoleta, para finalmente ser trasladados a la Ciudad de Yapeyú, en Corrientes, en 1998.