|01/10/21 08:26 AM

La vida plena no tiene edad

El 1° de octubre conmemoramos el Día Internacional de las Personas Mayores. La fecha también marca el inicio de la Década del Envejecimiento Saludable

Por Eva Jané Llopis, representante de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en Argentina.
 

En la región de las Américas nuestras sociedades están transitando un acelerado cambio demográfico hacia una población más envejecida. El número de personas mayores se encuentra en aumento exponencial, en coyunturas socioeconómicas inciertas.

Argentina es un país que también envejece a un ritmo acelerado. Se estima que la población mayor de 60 años ascendía al 15,7% -casi 7,1 millones de personas- de la población total en el año 2020, y se espera que para el 2050 llegue al 22% de la población -unos 12,5 millones.

Pero, aunque las personas estén viviendo más tiempo, ello no significa que sea con salud y con todo aquello que asegura su bienestar y vida plena.

Las personas mayores fueron las más afectadas por la pandemia de Covid 19, como lo demuestran las altas tasas de hospitalizaciones y mortalidad en este grupo etario. No solo se vieron afectadas por la enfermedad, sino también por las restricciones y la interrupción de los servicios de salud, que produjeron un manejo deficiente de las condiciones de salud crónicas, aumento de la soledad y diferentes efectos sobre su salud mental y física. Las brechas existentes en las políticas, los sistemas y los servicios para atenderlas se pusieron en evidencia en todo el mundo.

La pandemia también trajo a la luz un fenómeno que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como "edadismo" y que da cuenta de estereotipos, prejuicios y diferentes formas de discriminación que las personas sufrimos en función de la edad. Si bien esta problemática nos afecta a todos los rangos etarios, es muy frecuente que las personas mayores -por el simple hecho de serlo- sufran abusos, maltratos y distintas formas de discriminación con graves consecuencias para su salud, su bienestar y sus derechos humanos.

Para responder a estos problemas y avanzar hacia sociedades inclusivas de todas las edades, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró al decenio 2020-2030 como la "Década del Envejecimiento Saludable". Una iniciativa de colaboración mundial que busca reunir a distintos sectores para mejorar la vida de las personas mayores, sus familias y comunidades.

Estos esfuerzos de tantos actores diversos colaborarán en transformaciones que nos ayuden a cambiar nuestra forma de pensar, sentir y actuar con respecto a la edad y el envejecimiento; a asegurar que las comunidades fomenten las capacidades de las personas mayores; a sostener servicios de salud con una atención integrada, centrada en sus necesidades; y a proporcionar acceso a la atención a largo plazo para quienes lo necesiten. Desde la OPS impulsamos esta estrategia y llevamos adelante numerosas acciones en coordinación con los Estados y otros actores clave en toda la región.

Es fundamental que en los próximos años trabajemos por seguir transformando las miradas que aún persisten y que presentan a las personas mayores como receptoras pasivas de servicios sociales o de salud. Su contribución al bienestar de las familias y comunidades es un hecho indiscutible y por eso debemos priorizar aquellas acciones que potencien sus contribuciones al desarrollo inclusivo de las sociedades.

El 1° de octubre conmemoramos el Día Internacional de las Personas Mayores y este año su lema "la vida no tiene edad" nos propone visibilizar estos desafíos. Además, la fecha también marca el inicio del lanzamiento oficial de la Década del Envejecimiento Saludable. Sin dudas, una oportunidad para seguir redoblando nuestros esfuerzos en pos de construir sociedades en las que todas las personas, sin importar la edad, podamos vivir con bienestar y desarrollarnos con dignidad e igualdad.

Página de la OPS con recursos informativos sobre la Década del Envejecimiento Saludable que se actualizan de manera permanente (click AQUÍ).