Mendoza, Argentina
Mendoza, Argentina

|15/01/20 07:40 AM

Productores de durazno y ciruela piden equidad en los créditos

Desde el sector de la producción se reclama que se adecuen los precios que deben pagar la industria debido a que la provincia destinará fondos para otorgar préstamos subsidiados para la industrialización de frutas de carozo

La Administración provincial, por medio del Ministerio de Economía, anunció que destinará $200 millones con un crédito a tasa subsidiada que impactará en la industria del durazno y la ciruela. El argumento oficial para esta decisión es solventar capital de trabajo, además de alrededor de 46.000 toneladas de durazno y 60.000 toneladas de ciruela que se prevén destinar al sector industrial.

La provincia de Mendoza tiene importante protagonismo nacional e internacional con su producción de durazno. Por el lado de la ciruela deshidratada es parte de una nación que es la tercera productora y exportadora mundial de ese producto. De ahí la importancia que se le pretende dar al crédito ofrecido.

Para los productores es una buena medida, que solo alcanza a la industria, mientras que ellos se sienten nuevamente postergados, como lo manifiestan desde ese sector productivo. A punto tal que la Sociedad Rural del Valle de Uco emitió un crítico comunicado en las últimas horas donde les indica a los productores de duraznos lo que debería adoptar el Gobierno provincial como precio diferencial que equilibre la balanza entre productores e industriales.

Al respecto, El Ciudadano mantuvo contacto con un productor de durazno. Esto expresó Claudio Giusti sobre el anuncio del Gobierno provincial: “No es mala la noticia, pero los productores tenemos siempre esa sensación cuando se conocen este tipo de anuncios, que se hacen para beneficiar esencialmente a la industria y no al productor. En definitiva, los créditos van para la industria y es difícil que sea hacia los pequeños y medianos productores”.

Nosotros decimos que estos créditos deben ir atados a un precio de referencia, en este caso al durazno. De esa manera la posible ganancia se volcaría también al productor. De lo contrario se beneficia a los sectores más atomizados y la materia de ajuste siempre será nuestro sector, el productor”, agregó.

Equilibrar precios ante daños por contingencias climáticas

Cuando se le consultó sobre qué proponen desde ese sector, dijo: “Los problemas delicados que hemos tenido que enfrentar en este tiempo se centran principalmente con las contingencias climáticas. Para colmo el precio que se está pagando por nuestro durazno es muy bajo, incluso comparándolo con el del año pasado. Todo es consecuencia directa de las contingencias que deja al descubierto que hay poca o nada de producción”.

Al responder sobre el precio de referencia, detalló: “Necesitamos un precio de referencia que para el durazno de industria, que va enlatado, sería entre los $17 y los $22 por kilo, mientras que el que va a molienda (pulpa) debe estar en los $14 por kilo y pagadero al contado o a no más de 30 días. Ese precio de referencia es accesible y justo tanto para el productor, como para la industria que lo puede pagar”.

Pedido de créditos a tasas subsidiadas

Sobre cómo está esta temporada, el productor se sinceró: “La cosecha de este año será un 40% menor que el año pasado en la mayoría de los casos. En otros, por la contingencia climática que le observaba, la cosecha ha sentido el rigor del granizo y de las heladas. Por eso las perspectivas que tenemos los productores no son alentadoras y es en ese sentido que le reclamamos al Gobierno fondos subsidiados con tasas de créditos que amortigüen el daño que han producido las contingencias climáticas, por ejemplo, con la tela especial que se necesita en el sector de frutales, en particular el del durazno, cuyo costo es muy alto”.

Finalmente expresó: “Necesitamos enfrentar más preparados las contingencias. Le aclaro que los productores no estamos solicitando que la tela especial para frutales sea subsidiada. Pedimos que se subsidie la tasa del interés del costo que se deba abonar. Para eso, el Fondo para la Transformación y Crecimiento debe dejar de tener esa postura de parálisis de los últimos años. En ese estado solo ha ofrecido créditos con tasas del 45% al 50% que hace que no haya forma para que el productor pueda tomar algún crédito. Si por el contrario se subsidiara esa tasa de interés y pudiéramos instalar la tela que necesitamos, le garantizo que nadie en nuestro sector se negaría a producir mejor y con mayor calidad”.