Tiene 80 años y terminó la primaria para poder ayudar a sus nietos
imagen

58,00

63,00

24/01/2020 - 18 Hs.

imagen

DOLAR COMPRA: $58,00 | VENTA: $63,00 24/01/2020 - 18 Hs.

Cargando...

Tiene 80 años y terminó la primaria para poder ayudar a sus nietos

Adelma Méndez, una abuela de 80 años, es un ejemplo para jóvenes y adultos de que nunca es tarde para terminar de educarse. Ahora puede ayudar a sus 25 nietos y 18 bisnietos con cualquier tarea escolar

Por Redacción

Adelma Méndez tuvo una vida muy ajetreada, es mamá de 7 hijos, abuela de 25 nietos y bisabuela de 18 bisnietos. Con todas las responsabilidades que implica ser la matriarca de esa gran familia, tuvo que priorizar algunos aspectos y dejar otros de lado. 

Uno de los temas que postergó fue su educación. "A penas había terminado quinto grado, en mi vida me dediqué a criar a mis hijos y nietos", afirmó Adelma. Aunque el tema no le impidió llevar adelante a su familia con mucho éxito, el no terminar el colegio siempre fue un tema pendiente para ella, sobre todo cuando sus nietos y bisnietos le piden ayuda para terminar sus tareas. 

A sus 80 obtuvo su título asistiendo a clases de 19 a 22 horas de lunes a viernes, de a poco empezó llenar su cabeza de nuevos conocimientos. "Lo que más me costó fue lengua, por tener que volver a estudiar las reglas ortográficas", aseguró.

A pesar de las dificultades y del complicado horario de clases, la tenacidad de esta abuelita la hizo recibirse como la mejor de la clase.

"A pesar de mis años avanzados quise terminar la escuela. Tuve la oportunidad y lo hice. ¿Cómo no lo iba a hacer? Más que nada lo hice para incentivar a mis nietos, para que vean que se puede", dijo orgullosa Méndez.

Ya con el diploma en mano, siendo la mejor estudiante de la clase y con el honor de ser la portadora de la bandera argentina, Adelma suma lo aprendido en la escuela a los vastos conocimientos que la vida le ha entregado.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
||
Tiene 80 años y terminó la primaria para poder ayudar a sus nietos

Adelma Méndez, una abuela de 80 años, es un ejemplo para jóvenes y adultos de que nunca es tarde para terminar de educarse. Ahora puede ayudar a sus 25 nietos y 18 bisnietos con cualquier tarea escolar

imagen imagen