Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|20/11/19 07:47 PM

¿Por qué la quiniela es el juego de azar más popular de la Argentina?

El histórico juego que fue oficializado en el año 1973 y que se sorteo por primera vez el 20 de julio de 1974 es el que más adeptos tiene a la hora de jugar unos pesos y confiar en la suerte

Por Redacción

Nadie podría discutir la popularidad que tienen en el mundo, los juegos de azar.

Desde tiempos inmemoriales, las personas los implementaron en las diversas sociedades que conformaban y a pesar de que el juego o las reglas se iban modificando, el objetivo siempre fue el mismo: ganar dinero (u otros objetos, especialmente en la antigüedad) en torno a una apuesta concretada por el jugador.

En nuestro país, Argentina, el juego de azar que más adeptos tiene por lo tanto más popular, es la quiniela.

La probabilidad de ganar en este juego es tan amplia como la combinación de números posibles y su fama debe en gran medida a las posibilidades de apuestas. Con un monto mínimo se puede jugar a una serie de combinaciones que pueden multiplicar lo apostado por 7, 70, 500 y hasta 3.500 veces (dependiendo la cantidad de números acertados, de 1 a 4) en uno o más sorteos.

El objetivo de la quiniela es apostar a las dos últimas cifras de un total de mil números de una secuencia.

Este sorteo es un símbolo de esperanza. El premio le puede cambiar la vida al apostador.

Pero siempre hay que tener en cuenta que hay que jugar de manera sensata. Por eso el IPJyC  (Instituto Provincial de Juegos y Casinos Mendoza) tiene un programa de juego responsable y un número telefónico (02614247536) al cuál se puede pedir ayuda si la persona cree que no puede controlar su voluntad de apostar.

La quiniela, en sus orígenes fue clandestina

En sus comienzos la quiniela fue clandestina. Antes de ser un juego controlado y organizado por el Estado, se jugaba de manera paralela a la lotería y se contaban como referencia los números que allí salían.

Se apostaba a una o dos cifras teniendo en cuenta los números que eran sorteados en la lotería.

La apuesta mínima de la quiniela es de unos pocos pesos, por eso sigue siendo el juego de azar preferido por la mayor cantidad de gente que sueña con ganar un gran premio que les mejore su condición de vida o que les ayude a saldar deudas.

Además, en la quiniela no se acumulan los premios sino que se van repartiendo a medida que los apostadores o jugadores van acertando la combinación de los números elegidos.

Quizás ese método fue el que tan popular hizo a este juego de azar, que en la actualidad se mantiene plenamente vigente, ya que por poca plata se puede mantener vigente la esperanza de obtener un premio que ayude a cumplir nuestros sueños, materialmente hablando.

Los sueños y los números de la quiniela

Todos los juegos de azar se ven influenciados por las supersticiones de las personas, miedos, deseos o anhelos.

Las personas atribuyen sucesos o vivencias a números en la cultura popular. Por eso, el mundo de los sueños es la fuente predilecta de este tipo de práctica.

Hay tablas o cuadros en los que se puede verificar el significado de nuestros sueños y su concordancia con los números. Soñar con vino por ejemplo, hace referencia al número 40 o con el dentista el 37, un gato el 05 y así cada número que va desde el 00 (los huevos) hasta el 99 (hermanos).

Todo es parte de una creencia que a mucha gente la ha funcionado y por eso sigue vigente. Nada científico parece indicar que los sueños se correspondan con cifras, pero en este caso el mito le ganó a la ciencia y los jugadores respetan la tabla de significados oníricos y los dígitos.

¿Cómo jugar a la quiniela?

Si deseas probar suerte con este juego de azar, lo podés hacer de lunes a sábado. Hay cuatro sorteos diarios (en la provincia de Mendoza): matutina, vespertina, de la tarde y nocturna.

El primero se realiza a la once y media de la mañana, el segundo a las dos de la tarde, el tercero a las cinco y media de la tarde y el último a las nueve de la noche.

Según la cifra y los aciertos que tengas dependiendo la apuesta, el premio a cobrar puede variar de 7 a 3.500 veces.

Cabe destacar que el objetivo es apostar a las dos últimas cifras de un total mil números de una secuencia.