|18/04/18 08:51 AM

DESESPERADOS | Cada vez más mendocinos piden préstamos truchos en Facebook

Cada vez más mendocinos piden y prestan plata vía redes sociales. Mayoritariamente en Facebook, el mercado de la usura ilegal, alcanza hoy su auge en internet y busca clientes en foros virtuales repletos de personas necesitadas que usan estos espacios para comprar, vender o pedir ayuda.Sin embargo, también existen estafadores que se alimentan del mismo grupo en situación de vulnerabilidad

La crisis económica que afecta a nuestra provincia y al país en general, una vez más, potencia los mercados crediticios ilegales.

La falta de dinero para hacerle frente a un marcado incremento de los servicios y los últimos índices inflacionarios oficiales, determinan hoy que miles de mendocinos busquen en la usura, un respiro económico con efectos de corto plazo. 

Sin embargo, en un país que sufre de pobreza estructural esto no es ninguna noticia. La novedad en este punto es que tanto la oferta como la demanda de efectivo en el acto, crece mayoritariamente en redes sociales y los más necesitados son los absorben las desventajas que propone la informalidad y la impersonalidad de estas plataformas virtuales.

Así, una investigación realizada por El Ciudadano, pudo detectar que en el último trimestre del año más de 19.500 mendocinos buscaron en Facebook, Twitter y hasta Instagram, un préstamo en oferta con el único requisito de presentar el documento.Estos usureros 2.0, tampoco piden garantes y mucho menos les importa si el solicitante tiene malos antecedentes bancarios (Veraz - Codeme). 

“Hasta $5.000 en el acto" se ofrecen en grupos públicos (o círculos abiertos de compra/venta) a través de perfiles falsos que muy pocas veces son detectados por los administradores.Por otra parte, si comparamos las cifras actuales sobre la cantidad de gente que pidió préstamos por Facebook en los tres primeros meses de 2017, notamos un incremento del 65% respecto del año pasado.Gracias al buscador por palabras de la red social más grande del mundo, podemos descubrir que bajo los comandos: "busco préstamo", “busco prestamista(s)", "busco dinero en efectivo" y "necesito plata en efectivo", los registros cibernéticos confirmaron que en el 2018, la interacción entre prestadores y solicitantes creció exponencialmente y los motivos son diversos.

La mayoría de las personas que buscan dinero en este tipo de espacios, en dónde nadie es quien dice que es, son hombres y mujeres que cuentan con los avales de clering correspondientes y que tal vez tengan que terminar una obra o terminar de pagar otro préstamo. 

Otro indicativo atado a lo explicado en el párrafo anterior y que sin dudas explica el apogeo de los créditos on line, es la suba de los costos en la construcción.

Ayer por la tarde, el INDEC confirmó que el costo de la construcción creció 1,5% en marzo y acumula en el año un alza del 5%.

En tanto, la agencia oficial de estadísticas, en el mismo comunicado asegura que los costos mayoristas también aumentaron un 1,9% en marzo y el acumulado trimestral alcanza el 11,8%. 

Esta variable, afecta directamente a los comerciantes quienes acorralados, terminan tomando deuda en mesas de dinero electrónicas que cobran intereses astronómicos.

Pero la explicación que mejor explica este fenómeno de desbalances crediticios es la “extrema facilidad” con la que se logran las transacciones. Los vacíos legales que abundan en las redes sociales le permiten a los prestamistas “atrapar” personas en estado de emergencia económica utilizando Facebook e Instagram como red de pesca.

Lamentablemente, en estos turbios espacios sin control, pululan los falsos prestamistas que no tienen vergüenza en robarle a los que menos tienen.

Falsos prestamistas
Los nombres, los correos electrónicos, las ofertas, las promociones todo forma parte de una fachada para atrapar  víctimas desesperadas. 

El mensaje siempre similar: “préstamos de hasta $10.000, sin garantes ni hipotecas y con tasas de interés de solo el 2%” Este tipo de anuncios circulan en forma masiva en las redes sociales y Facebook es la principal ruta publicitaria. “Soy financista particular,  ortorgo créditos a personas con dificultades económicas. Escribime un mensaje por privado, escribía ayer el perfil apócrifo “Romina Gusso” en dicha plataforma. 

Los investigadores policiales de delitos informáticos advirtieron a este medio que detrás de estos mensajes hay un nuevo fenómeno que cobró prevalencia en los últimos meses. Estas redes criminales aprovechan la actual crisis para ofrecer supuestos préstamos a la gente, aseguran fuentes confiables de la Policía de Mendoza.

Pero para acceder a estos “beneficio”, los interesados deben entregar un “pequeño monto de dinero” a modo de seña. Cuando se produce el pago inicial, (cuyo monto depende del valor del crédito) los falsos prestamistas desaparecen y cuando las víctimas intentan rastrearlo, la historia se repite: se trataba de una persona que usaba en su perfil, nombres y fotos falsas (ver fotos).

En Mendoza ya aparecieron los primeros antecedentes. El 25 de marzo pasado, agentes de la división de delitos complejos de la Policía Federal capturó a un grupo delictivo que operaba desde Buenos Aires y que habría afectado a unas 15 personas.

Según los informes oficiales, dentro de la falsa organización crediticia, habían tres grupos. El primero se recolectar correos electrónicos de personas desempleadas en bolsas de trabajo virtuales para luego direccionar las ofertas a tazas bajísimas. El segundo grupo se encargaba de “viralizar” (promoción ilegal a través de spam-basura cibernética) para captar otro tipo de clientes con diversas emergencias y el tercer equipo recibía las llamadas en las cuales les exigían  el pago inicial para poder iniciar los trámites” del crédito. Los sospechosos piden depositar el efectivo a través de empresas de giros con oficinas en el país y el mundo.

IMPORTANTE. Desde El Ciudadano, recomendamos que si estás pensando sacar un préstamo por internet, averiguar si la casa es legal (ver nota abajo) ya que la mayoría de los que ofrecen dinero fácil y en el acto por la web, son estafadores. En la medida de lo posible, de no estar muy seguros, recomendamos no sacar préstamos en forma on-line.

Préstamos con CBU, la forma segura

Obtener un préstamo fácil y rápido gracias a la agilidad que tienen los trámites en Internet, también puede considerase una transacción segura y confiable.

Así, es posible conseguir préstamos con CBU, sin recibos de sueldo y en tiempo récord en comparación con los métodos tradicionales.

Ante tal desarrollo de las finanzas en línea, son muchos los ciudadanos que han decidido cambiarse de instituciones financieras tradicionales a las empresas que funcionan a través de la internet, rompiendo así las barreras y temores que hasta ahora habían existido en torno a los créditos personales on line.

Ante raíz de esto, un tópico que  llama la atención de los usuarios es el de la confiabilidad y seguridad que pueden brindar las empresas financieras online, por lo que la aplicación de préstamos con CBU viene a ser una innovación en ese sentido.

La CBU (Clave Bancaria Única) es un número que se utiliza en nuestro país para que los usuarios de los bancos tengan un acceso seguro y confiable a sus cuentas a través de un dispositivo de seguridad que busca mejorar la experiencia de los usuarios identificándolos con sus cuentas respectivas.

Una de las ventajas de los préstamos con CBU en Argentina es la posibilidad de recibir depósitos a una cuenta bancaria y realizar otro tipo de transacciones de manera rápida, sencilla y casi automática.

Por otro lado, una empresa que brinda préstamos con CBU constituye una excelente opción cuando se trata de conseguir adelanto de sueldo rápido, ya que hace más fácil todo el proceso de solicitud, aprobación y recepción del dinero que se necesita.