Indignante | Gracias a una "estrategia" de la defensa se demora el juicio por "Guada" Codes
imagen

27.63

28.80

17/06/2018 - 21 Hs.

imagen

DOLAR COMPRA: $27.63 | VENTA: $28.80 17/06/2018 - 21 Hs.

Cargando...

Indignante | Gracias a una "estrategia" de la defensa se demora el juicio por "Guada" Codes

Una escandalosa chicana judicial en el caso Guadalupe Codes,  hace que el juicio por la muerte de la nena entre en un cono de sombras.

En la complicada causa están imputadas  por mala praxis dos médicas, y para demorar la investigación, el abogado defensor de una de ellas pidió la transcripción de la historia clínica, la cual está escrita a mano y tiene 3.200 fojas.

Esto hace difícil precisar si el debate, que debería iniciarse a principios de este año, 
se podría llevar a cabo en el próximo

Por Daniel Gallardo Periodista Diario El Ciudadano

El juicio por la muerte de la pequeña Guadalupe Codes –ocurrido en 2015–, en el que están imputadas dos profesionales medicas, y que debía llevarse a cabo a principio de este año, está frenado y podría “patearse” para el año que viene.

Esto sucede como resultado de una maniobra del abogado Dimas Agüero, defensor de la doctora Viviana Bacciedoni, quien realizó una estratégica maniobra judicial que determinó que la Justicia solicitara al Hospital Humberto Notti la transcripción de la historia clínica de la nena fallecida.

En un principio, las autoridades del nosocomio pediátrico se negaron a entregar la documentación solicitada, basándose en una realidad lógica: para responder al petitorio se tiene que transcribir alrededor de 3.200 fojas escritas a mano. 

Esta es una tarea titánica si se trata de descifrar primero y entender después, lo que los médicos que atendieron a la menor escribieron de puño y letra a cada momento de la atención del difícil cuadro en el que se encontraba Guadalupe. Finalmente, y después que se entendiera que el mandamiento es una carga pública, los asesores jurídicos del Notti aconsejaron preparar el material solicitado para entregarlo. Esa acción ya fue comunicada al titular de la Quinta Cámara del Crimen, Rafael Scott, y al abogado de la familia Codes, Pablo Cazabán.

Los últimos días de Guadalupe
"Guada" padecía leucemia, una cruel enfermedad que, sin embargo, había comenzado a superar lentamente. 

Parte de su complejo tratamiento incluía vincristina, una poderosa droga contra ese tipo de cáncer que solo debe ser suministrada vía intravenosa, y que además incluye instrucciones posológicas de cómo hacerlo y en qué lugar del cuerpo  aplicarlo.

Para inyectarle este fuerte químico internaron a la nena en el Hospital Español el 24 de agosto de 2015, donde fue recibida por las médicas Viviana Bacciedoni y Andrea Piatti, quienes junto a una enfermera le aplicaron la droga. 

Sin embargo, el procedimiento no fue el indicado, y como consecuencia directa se produjo una abrupta desmejora de la paciente. 

El dramático cuadro conllevó su inmediata internación en la sala de Cuidados Intensivos. Allí sus padres –Mauricio y Andrea–, angustiados por no saber qué le sucedía a su hija, recibieron la confesión de Bacciedoni de que su colega Piatti colocó mal la droga y que al suministrarle una segunda dosis provocaron un estado generalizado de parálisis. 

Acto seguido, Guadalupe fue llevada a Terapia Intensiva Infantil del Hospital Notti, donde finalmente, y tras una larga y penosa agonía, falleció el 20 de noviembre, a solo diez días de cumplir 10 años.

Tras el hecho, y con el peso de todo lo ocurrido los padres de la niña comenzaron el largo camino de hacer llegar a la Justicia el caso de su hija para lograr el juzgamiento de los verdaderos responsables de su muerte.

Desde ese día hasta hoy, acontecieron cientos de acciones estratégicas que pretendieron evitar que las médicas Bacciedoni y Piatti sean juzgadas y encarceladas por mala praxis, también alcanzar la suspensión de por vida para que ejerzan la medicina.

Lo cierto es que el juicio que debía comenzar a principios de este año, podría pasar para el próximo, gracias al artilugio legal antes detallado.

Así se había determinado en los últimos meses del 2017 y todo indicaba que el juicio propiamente dicho se llevaría a cabo en marzo del corriente año. De haberse concretado, éste hubiese sido el último paso del largo y escabroso proceso judicial en el que, como se dijo, hubo de todo y habrá mucho más para que no se llegue, por ahora, a la instancia de juicio.

Finalmente, la estrategia de la defensa de Bacciedoni logró detener y producir una descomunal dilatación en el proceso judicial. Dicha cuestión, para los profesionales que representan a la familia Codes podría extenderse más allá del presente año judicial.

Cuando El Ciudadano preguntó en ámbitos tribunalicios si el pedido de la defensa de una las médicas estaba bien como para haber sido aceptado por la Justicia, y hasta qué punto esto puede retrasar el inicio del juicio, fuentes judiciales respondieron que “lo hecho por el abogado Dimas Agüero está ajustado a derecho y él debe hacer todo tipo de acciones que los mecanismos de la Justicia le permitan en defensa de su clienta”.

Por otro lado, las fuentes consultadas por El Ciudadano agregaron que “lo hecho por el profesional coloca a la causa en un laberinto de impasse sin tiempo. Se deben transcribir 3.200 fojas escritas a mano por médicos, lo que no concluye cuando el hospital termine la titánica tarea, que es el inicio de esta historia”.

Y agregan que “después viene la otra parte, la interpretación que deben hacer los peritos de la Justicia y de partes, que puede tardar una eternidad porque estamos hablando de un documento escrito por un médico, donde como ya se sabe, es muchas veces difícil transcribir tan siquiera una receta. O sea que cuando la Justicia tenga dudas (que las va a tener) se detendrá el proceso y se llamará al médico que escribió tal foja para que aclare qué quiso poner allí. Y hay que tener en cuenta que los médicos no se van a presentar espontáneamente, habrá que llamarlos bajo citación judicial. Esperar que se notifique y que declare, todo un tiempo para estirar aún más la llegada a juicio. Y así sucesivamente hasta agotar transcripción e interpretación de todo el historial pedido al Hospital Notti”.

Así, la a estas alturas indisimulada corporación médica, también se presta a esta maniobra, donde se pretende salvar a dos médicas y no dejar que la Justicia se expida sobre la cruel y dolorosa muerte de la niña Guadalupe Codes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Indignante | Gracias a una "estrategia" de la defensa se demora el juicio por "Guada" Codes

Una escandalosa chicana judicial en el caso Guadalupe Codes,  hace que el juicio por la muerte de la nena entre en un cono de sombras.

En la complicada causa están imputadas  por mala praxis dos médicas, y para demorar la investigación, el abogado defensor de una de ellas pidió la transcripción de la historia clínica, la cual está escrita a mano y tiene 3.200 fojas.

Esto hace difícil precisar si el debate, que debería iniciarse a principios de este año, 
se podría llevar a cabo en el próximo

El juicio por la muerte de la pequeña Guadalupe Codes –ocurrido en 2015–, en el que están imputadas dos profesionales medicas, y que debía llevarse a cabo a principio de este año, está frenado y podría “patearse” para el año que viene.

Esto sucede como resultado de una maniobra del abogado Dimas Agüero, defensor de la doctora Viviana Bacciedoni, quien realizó una estratégica maniobra judicial que determinó que la Justicia solicitara al Hospital Humberto Notti la transcripción de la historia clínica de la nena fallecida.

En un principio, las autoridades del nosocomio pediátrico se negaron a entregar la documentación solicitada, basándose en una realidad lógica: para responder al petitorio se tiene que transcribir alrededor de 3.200 fojas escritas a mano. 

Esta es una tarea titánica si se trata de descifrar primero y entender después, lo que los médicos que atendieron a la menor escribieron de puño y letra a cada momento de la atención del difícil cuadro en el que se encontraba Guadalupe. Finalmente, y después que se entendiera que el mandamiento es una carga pública, los asesores jurídicos del Notti aconsejaron preparar el material solicitado para entregarlo. Esa acción ya fue comunicada al titular de la Quinta Cámara del Crimen, Rafael Scott, y al abogado de la familia Codes, Pablo Cazabán.

Los últimos días de Guadalupe
"Guada" padecía leucemia, una cruel enfermedad que, sin embargo, había comenzado a superar lentamente. 

Parte de su complejo tratamiento incluía vincristina, una poderosa droga contra ese tipo de cáncer que solo debe ser suministrada vía intravenosa, y que además incluye instrucciones posológicas de cómo hacerlo y en qué lugar del cuerpo  aplicarlo.

Para inyectarle este fuerte químico internaron a la nena en el Hospital Español el 24 de agosto de 2015, donde fue recibida por las médicas Viviana Bacciedoni y Andrea Piatti, quienes junto a una enfermera le aplicaron la droga. 

Sin embargo, el procedimiento no fue el indicado, y como consecuencia directa se produjo una abrupta desmejora de la paciente. 

El dramático cuadro conllevó su inmediata internación en la sala de Cuidados Intensivos. Allí sus padres –Mauricio y Andrea–, angustiados por no saber qué le sucedía a su hija, recibieron la confesión de Bacciedoni de que su colega Piatti colocó mal la droga y que al suministrarle una segunda dosis provocaron un estado generalizado de parálisis. 

Acto seguido, Guadalupe fue llevada a Terapia Intensiva Infantil del Hospital Notti, donde finalmente, y tras una larga y penosa agonía, falleció el 20 de noviembre, a solo diez días de cumplir 10 años.

Tras el hecho, y con el peso de todo lo ocurrido los padres de la niña comenzaron el largo camino de hacer llegar a la Justicia el caso de su hija para lograr el juzgamiento de los verdaderos responsables de su muerte.

Desde ese día hasta hoy, acontecieron cientos de acciones estratégicas que pretendieron evitar que las médicas Bacciedoni y Piatti sean juzgadas y encarceladas por mala praxis, también alcanzar la suspensión de por vida para que ejerzan la medicina.

Lo cierto es que el juicio que debía comenzar a principios de este año, podría pasar para el próximo, gracias al artilugio legal antes detallado.

Así se había determinado en los últimos meses del 2017 y todo indicaba que el juicio propiamente dicho se llevaría a cabo en marzo del corriente año. De haberse concretado, éste hubiese sido el último paso del largo y escabroso proceso judicial en el que, como se dijo, hubo de todo y habrá mucho más para que no se llegue, por ahora, a la instancia de juicio.

Finalmente, la estrategia de la defensa de Bacciedoni logró detener y producir una descomunal dilatación en el proceso judicial. Dicha cuestión, para los profesionales que representan a la familia Codes podría extenderse más allá del presente año judicial.

Cuando El Ciudadano preguntó en ámbitos tribunalicios si el pedido de la defensa de una las médicas estaba bien como para haber sido aceptado por la Justicia, y hasta qué punto esto puede retrasar el inicio del juicio, fuentes judiciales respondieron que “lo hecho por el abogado Dimas Agüero está ajustado a derecho y él debe hacer todo tipo de acciones que los mecanismos de la Justicia le permitan en defensa de su clienta”.

Por otro lado, las fuentes consultadas por El Ciudadano agregaron que “lo hecho por el profesional coloca a la causa en un laberinto de impasse sin tiempo. Se deben transcribir 3.200 fojas escritas a mano por médicos, lo que no concluye cuando el hospital termine la titánica tarea, que es el inicio de esta historia”.

Y agregan que “después viene la otra parte, la interpretación que deben hacer los peritos de la Justicia y de partes, que puede tardar una eternidad porque estamos hablando de un documento escrito por un médico, donde como ya se sabe, es muchas veces difícil transcribir tan siquiera una receta. O sea que cuando la Justicia tenga dudas (que las va a tener) se detendrá el proceso y se llamará al médico que escribió tal foja para que aclare qué quiso poner allí. Y hay que tener en cuenta que los médicos no se van a presentar espontáneamente, habrá que llamarlos bajo citación judicial. Esperar que se notifique y que declare, todo un tiempo para estirar aún más la llegada a juicio. Y así sucesivamente hasta agotar transcripción e interpretación de todo el historial pedido al Hospital Notti”.

Así, la a estas alturas indisimulada corporación médica, también se presta a esta maniobra, donde se pretende salvar a dos médicas y no dejar que la Justicia se expida sobre la cruel y dolorosa muerte de la niña Guadalupe Codes.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login