Tremendo: casi muere por hacerse sonar los dedos de la mano todo el tiempo
imagen

23.93

25.00

22/05/2018 - 1 Hs.

imagen

DOLAR COMPRA: $23.93 | VENTA: $25.00 22/05/2018 - 1 Hs.

Cargando...

Tremendo: casi muere por hacerse sonar los dedos de la mano todo el tiempo

Es una costumbre muy habitual entre algunas personas hacerse sonar los nudillos y otros huesos de los dedos de las manos, pero esta práctica, casi le provoca la muerte a Antoine Bolyston.

A este hombre de 31 años su hábito le abrió una herida y le desencadenó una infección: “Cuando llegué, mi mano derecha había empezado a oscurecerse y a hincharse”.

Los médicos le comunicaron a Antoine que el hacerse sonar los dedos lo llevaron a tener una “fascitis necrosante”, es decir que tenía bacterias que lo estaban devorando por dentro. Esta infección grave se propaga rápidamente por la piel destruyendo los tejidos.

“Pensé que las bacterias carnívoras era algo que le pasaba a la gente en las películas, y no por crujir demasiado sus nudillos. Lo hacía frecuentemente y no pensaba en nada de eso, pero ahora voy a vivir para arrepentirme de ello. Los médicos me advirtieron que podía perder la mano, pero si hubiera esperado mucho más podría haber perdido todo el brazo o incluso haber muerto”, relató el hombre que salvó su vida de milagro.

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Tremendo: casi muere por hacerse sonar los dedos de la mano todo el tiempo

Es una costumbre muy habitual entre algunas personas hacerse sonar los nudillos y otros huesos de los dedos de las manos, pero esta práctica, casi le provoca la muerte a Antoine Bolyston.

A este hombre de 31 años su hábito le abrió una herida y le desencadenó una infección: “Cuando llegué, mi mano derecha había empezado a oscurecerse y a hincharse”.

Los médicos le comunicaron a Antoine que el hacerse sonar los dedos lo llevaron a tener una “fascitis necrosante”, es decir que tenía bacterias que lo estaban devorando por dentro. Esta infección grave se propaga rápidamente por la piel destruyendo los tejidos.

“Pensé que las bacterias carnívoras era algo que le pasaba a la gente en las películas, y no por crujir demasiado sus nudillos. Lo hacía frecuentemente y no pensaba en nada de eso, pero ahora voy a vivir para arrepentirme de ello. Los médicos me advirtieron que podía perder la mano, pero si hubiera esperado mucho más podría haber perdido todo el brazo o incluso haber muerto”, relató el hombre que salvó su vida de milagro.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login