|05/05/21 08:04 PM

Vendimia 2021: oficialmente se espera un año tranquilo

A pesar del error cometido por el INV la cosecha de uvas estuvo acorde con los compromisos nacionales e internacionales.

La cosecha de uvas de la presente temporada en Argentina fue muy buena a pesar de los pronósticos errados que se brindaron en su momento desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura, INV, lo que había generado el temor de una merma con posibles desequilibrios. Tanto en términos de existencias, movimientos de precios y cumplimiento de los compromisos para los mercados interno y externo.

Así fue considerado desde el Ministerio de Economía de la provincia de Mendoza, una de las provincias más importantes en términos de producción de uvas y elaboración de vinos y mostos, donde confirmaron que para lo que resta del año se espera un año tranquilo para la industria nacional.

Según Alfredo Aciar (foto), Director Ejecutivo del Banco de Vinos de Mendoza, “en términos generales vamos a tener un año equilibrado entre la oferta y la demanda lo cual el comportamiento de los precios debería ser el mismo o muy similar a los que se observan actualmente. En caso de que hubiera algún excedente por alguna caída de algún mercado en particular es que se dispone del Banco de Vinos con el fin de poder corregir alguna situación excepcional”.

 

 

Esto se debió al operativo de cosecha 2021 que perseguía dos objetivos: el primero era poder financiar a los productores y bodegueros participantes con el fin de que lograran levantar la cosecha de uvas y en consecuencia elaborarlas. El segundo, y el más importante desde el punto de vista político, fue que esos créditos estuvieran dados a valor producto. Es decir, que se había considerado un precio referencial para cada tipo de producto. 

“El Gobierno de Mendoza había elaborado dos tipos de operativos. El clásico y conocido para la cosecha de uvas criollas y cerezas, las que tienen como destino la elaboración de jugo de uva o mosto con un precio referencial de 20 pesos el kilo. Y el segundo operativo, que fue la novedad antes de que iniciara la vendimia 2021, ya que nunca se había intervenido en ese mercado, fue el destinado para la compra de uva varietal Malbec”, repasó el funcionario.

 

 

Este último, se armó a base también de un precio referencial aunque considerando las zonas de producción. Para la Zona Este se estableció un valor de 40 pesos el kilo, para la Primera Zona que incluye a departamentos como Luján de Cuyo un precio de 50 pesos el kilo y para las del Valle de Uco una referencia de 65 pesos el kilo de uva Malbec.

Una vez que fue anunciado el operativo en forma oficial durante el mes de febrero pasado se logró constatar que los precios inmediatamente reaccionaron. Prueba de ello es que cuando inició, las uvas criollas tenían una ponderación de unos 15 pesos el kilo y en consecuencia el valor se apreció hasta alcanzar los 20 pesos. 

En forma similar, para las uvas Malbec, por las cuales a principios de la temporada se pretendía pagar unos 25 pesos el kilo, finalmente se terminaron pagando los valores indicados desde el Ministerio de Economía local. O en su defecto, fueron muy cercanos a los sugeridos. Entre los 35 y los 75 pesos el kilo.

 

 

“Con lo cual desde el punto de vista de la política creo que hemos cumplido con el objetivo. Porque no solo financiamos a la cadena productiva sino que además pudimos realizar un aporte importante para que los valores cobrados le devolvieran rentabilidad a la producción primaria. Que es la que representa al eslabón más débil de dicha cadena”, valoró Aciar.

Estos operativos nacieron desde el seno del Consejo Asesor del Banco de Vinos en el que estuvo representado el sector privado, entre ellos por los productores, que hoy se han manifestado muy conformes con los resultados obtenidos.

“En cuanto a lo estructural, en cada operativo puesto en funcionamiento, se fue generando un capital de tipo social. Compuesto tanto por productores como por bodegueros que de alguna manera cristalizan una integración horizontal y también vertical. Porque todos, de alguna manera, propusieron estrategias para llevar adelante”, destacó.

Y añadió: “Pero como un caso excepcional se logró algo muy positivo para el sector este año. Porque si bien habíamos observado en la Zona Este un buen ejercicio de integración en los años anteriores, en 2021 se logró extender la experiencia hacia el Valle de Uco. Fue allí que ahora en ese oasis productivo vieron el beneficio de trabajar con estos tipos de políticas”.

 

 

Por ello es que en términos generales, “hemos alcanzado los objetivos que se habían trazado. Los precios fueron los que se buscaban y ahora están observados en el mercado. Y entendemos que son precios razonables, que no van a representar ningún inconveniente para que los vinos y los mostos se puedan vender razonablemente”. 

“De hecho hoy -por ayer- se conoció el informe de las exportaciones de abril, donde se puede ver un crecimiento en los vinos fraccionados, situación que se venía viendo en los meses pasados. Y también vimos un crecimiento en el segmento de los vinos a granel, lo cual no deja de ser una buena noticia. En el caso del mercado interior entendemos que se está contrayendo pero eso se va a solucionar en los meses siguientes, sobre todo, cuando llegue el momento de la liberación de los vinos nuevos”, explicó.

 

 

Para Aciar, “esto significa que los volúmenes de vinos y mostos elaborados este año alcanzarán para responder en tiempo y forma a la demanda tanto del mercado interior como exterior. Y en definitiva no se incrementarán los excedentes y los precios se mantendrán razonablemente tonificados”. 

“Algo importante a destacar es que el Instituto Nacional de Vitivinicultura, INV, volvió a errar el pronóstico de cosecha para este año, por casi un 20% de lo logrado realmente. En cuanto a las mosteras, principalmente en la Zona Este, se llegó a elaborar casi un 25% de la vendimia 2021, habiéndose absorbido ese aumento de la cosecha no esperado lo que no representará excedentes”, detalló.