|23/02/21 09:42 AM

Vacuna argentina contra el coronavirus: ¿cuándo estará lista?

Investigaciones del INTA y Laboratorios Bagó, avanzan de forma prometedora. El desarrollo de nanovacunas arrojó resultados preliminares exitosos. El proyecto podría derivar en pruebas con humanos 

Por Redacción

Ante la escasez de vacunas contra el coronavirus en el mundo, la Argentina lleva adelante un proyecto de desarrollo de un fármaco (técnicamente hablamos de dispositivos diagnósticos descartables basados en nanotecnología y nanoterapéuticos) que permita combatir al virus que provocó una pandemia mundial.

El proyecto de vacuna contra el COVID-19 que está en vías de desarrollo, fue creado y es monitoreado por el Instituto Nacional de Tecnología Argentina (INTA) en un trabajo conjunto con Laboratorios Bagó. Estos últimos aportan el financiamiento y el INTA, el conocimiento. 

El convenio surgió a finales del 2020 y Laboratorios Bagó, está financiando estudios en nanotecnología y biotecnología relacionados con la generación de la respuesta inmune contra el coronavirus en ratones.

Hasta ahora, los científicos del INTA han conseguido resultados prometedores, es decir la generación de anticuerpos en los roedores. Conforme avanza la investigación y las pruebas, se busca que dicho logro pueda extrapolarse al organismo humano.

El Director Médico de Laboratorios Bagó, Eduardo de La Puente, dijo en declaraciones mediáticas: “Vamos a poder estar en condiciones de saber si esta vacuna es viable para ser aplicada a seres humanos en un plazo de año y medio o dos".

"El INTA de la región Bariloche venía trabajando en una nano vacuna de uso veterinario que era adaptable la plataforma tecnológica que habían utilizado para el COVID-19. De esta manera se arribó a un acuerdo por el cual, Laboratorios Bagó aporta una parte de conocimiento farmacéutico y el INTA la plataforma que habían fabricado anteriormente", explicó de La Puente en diálogo con RePerfilAr.

 

El convenio tiene cuatro etapas bien definidas:

  • En la etapa 1, se evaluó la inmunidad humoral de un modelo de roedores.
  • En la etapa 2, que es donde se encuentra actualmente, se evalúa la memoria inmunológica de los ratones inoculados.
  • La etapa 3, consiste en la repetición de las dos etapas anteriores pero con otro modelo de ratón. Se trata de una raza de roedor transgénico que tiene pulmones parecidos a los humanos.
  • En la etapa 4 se evaluará finalmente la inocuidad. Es decir, que más allá de su efectividad, la vacuna no genere efectos adversos.

“Queremos ser cautelosos, hay que ir paso a paso. Las etapas dos y tres son todas en animales. Los resultados premilitares son buenos, pero vamos a ir monitoreando el avance y entre uno o dos años vamos a saber si se puede llegar a una nanovacuna o sino servirá para conocer más sobre la enfermedad”, declaró en los medios, el director del INTA Mauro Sarazola.

Si los resultados obtenidos en los ratones son exitosos, se puede pensar en ir por “las grandes ligas” y que este experimento sea utilizado en una ronda de voluntarios humanos; hecho que demandaría según los especialistas en la materia, un costeo de US $10 millones en esa etapa, además de entre 10 y 50 voluntarios.

Antes de diciembre 2021, calculan que habrá concluido en ensayo en ratones y será el momento de evaluar la factibilidad de este proyecto de inmunización contra el coronavirus en personas humanas.

“En investigaciones previas, esta plataforma de nanovacunas patentada se evaluó como nanovacuna génica contra el Herpesvirus bovino-1 en un trabajo conjunto comandado por la Dra. Langellotti del Grupo de la Dra. Zamorano, del INTA Castelar, en colaboración con INTA Balcarce y nosotros desde INTA Bariloche aportando la plataforma de nanovacunas. En el caso del coronavirus todo el diseño y evaluación de la nanovacuna génica contra SARS-CoV-2 se realizó en INTA Bariloche ya que fuimos ganando capacidades. En la misma los nanovehículos transportarían un gen -ADN- diseñado en computadora que no es el virus, pero se hace basado en la secuencia conocida del virus, es un pedacito del virus, que lograría una respuesta inmune”, explicó a Clarín y en torno al proyecto que se está llevando a cabo actualmente, Sebastián Pappalardo, uno de los investigadores claves del INTA en Bariloche.

Por su parte, el Director Médico de Laboratorios Bagó, admitió que “esta pandemia ha sorprendido a la comunidad científica mundial. Todos estamos aprendiendo aceleradamente sobre este virus con el afán de encontrar un tratamiento o una vacuna. Estamos seguros de que cuanto mejor comprendamos la biología del SARS-Cov-2, y cómo responde nuestro sistema inmune, podremos avanzar hacia el logro de vacunas más eficaces, seguras y accesibles”.