|27/11/20 09:57 PM

El maltrato a los adultos mayores aumentó con la pandemia

La discriminación que vienen sufriendo los viejos en Argentina empeoró en tiempos del coronavirus.

Los adultos mayores durante 2020 siguieron siendo uno de los objetivos de lo que se conoce como violencia institucional y violencia social.

En el primer caso es la que se entiende como la ejercida por organismos que bien podría ser el Estado, nacional, provincial, municipal, distrital, de cualquier tamaño.

En el segundo, pone la mirada sobre el comportamiento que tienen las personas hacia los viejos y las viejas, que muchas veces son mal citados como abuelos o abuelas. Obvio, no todos los adultos mayores tienen nietos pero el argumento más usado es “lo dije con cariño”.

Sin embargo tratar a ese grupo etáreo de esa manera roza muy de cerca la infantilización a la que están sometidos la mayoría de las veces.

En algunas organizaciones sociales, los viejos son los que dirigen con su sabiduría al clan. Son los que toman las decisiones trascendentes y a quienes nunca se les falta el respeto. 

Si eso ocurriera, el enojo del cielo caería sobre los desafortunados que osaron ofenderlos. Pero eso, visto en la cercanía, es lo más parecido a cuento infantil ya que en Mendoza, en cualquier departamento que la compone, o en la misma Argentina, no ocurre normalmente. O si ocurre, sería algo tan raro como encontrar a un unicornio corriendo por la Avenida San Martín.

 

El destrato dispara a los gerontes

A principios de año, junto al advenimiento de la pandemia por el coronavirus, comenzó a generarse un nuevo miedo social que llegó a poner a los adultos mayores en una situación mucho más vulnerable de la que venían viviendo.

Según el presidente de la Asociación Gerontológica Argentina, AGA, Félix Nallim, “el maltrato por el que históricamente se quejan los adultos mayores en Argentina se ha visto potenciado por la pandemia por el coronavirus”.

El médico mendocino, también presidente de la Caja de la Salud Mendoza, sostuvo que “hay una actitud discriminatoria hacia los viejos. Ya muchas veces hemos dicho que no hay mejor manera de ofender a otro que diciéndole viejo de… . Es como si fuera el mayor de los insultos. Esta realidad con la pandemia se potenció y se puso más en evidencia la discriminación a los viejos por su edad”.

El profesional recordó, tal como lo viene haciendo hace tiempo, que “ya todos sabemos lo que se dice cuando se afirma que los viejos no deben estar cerca de los jóvenes. Que es una relación letal cuando un adulto mayor abraza a un niño”, dijo. 

“Tenemos la manera más conocida en la que se confunden los términos de viejismo o de edadismo. Que sería la discriminación por edad. ¿Qué diríamos ahora de Biden, que es un presidente de 77 años? Y ahora va a gobernar al país más importante y poderoso del mundo. Quien es un viejo por todas las características”, reflexionó.

Nallim aclaró que “hace tiempo venimos hablando de las distintas edades que tiene la vejez. Cuando hemos charlado de la edad cronológica, de la edad biológica, de la psicológica o de la edad social. Aquí tenemos un ejemplo viviente que es el inminente presidente de los Estados Unidos”.

 

Erradicar la discriminación

“Es muy importante que no se discrimine a los viejos. Que no se los infantilice. Estuvo circulando un video de la infantilización, fundamentalmente cuando se le habla en términos diminutivos. No hay que creer que por alguna situación fantástica los viejos se transforman en niños. Por eso muchas veces los tratamos como si fueran niños. Y eso los ofende”, aseguró el profesional.

El hombre ejemplificó que “otras veces se los trata de abuelos. Cuando en realidad es un papel social que se le otorga a un individuo por tener un nieto. Y podríamos decir que casi en un 99% los abuelos son personas jóvenes. Por eso es un error referirse a un viejo como a un abuelo”. 

“Además cuando a algún adulto mayor se le dice abuelo está bien que contesten «abuelo tuyo no soy». Y estadísticamente es la forma que más les molesta a las personas de edad que los traten de abuelos. Consideración que por otra parte es muy difícil de erradicar hasta de los medios de comunicación”, reclamó.

Según Nallim, “la palabra viejo, en nuestro idioma español, tiene una connotación negativa. Cosa que no ocurre en el idioma anglosajón donde viejo quiere significar viejo solamente. En cambio para nosotros viejos refiere a alguien que no sirve. Incluso con esa falacia cuando se interpreta que viejos son los trapos. Y lamentablemente para no llegar a viejos nos tenemos que morir jóvenes”.

“Como dijo Cicerón, cuando aprendamos a respetar a nuestros adultos mayores, seremos una sociedad civilizada”, remató.

Marco Tulio Cicerón fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano, considerado uno de los más grandes retóricos y estilistas de la prosa en latín de la República romana. En el año 43 a.C., dos sicarios de Marco Antonio lo asesinaron al “Defensor de la República” de 64 años mientras viajaba en su litera como venganza por la muerte de Julio César.