|18/03/21 09:31 AM

Reforma Judicial: denuncian una “estafa” por la violencia de género

La advertencia es sobre el uso de la violencia de género para que se apruebe la iniciativa que no contempla soluciones para tal fin.

La Reforma Judicial y la modificación de la Ley Orgánica del Ministerio Público son dos asuntos caros que el Gobierno Nacional aún no puede hacer avanzar a pesar de que cuentan con la media sanción de la Cámara alta.

Sobre la urgencia de tener hace varios meses ambas iniciativas estancadas en Diputados por falta de votos, el Ejecutivo nombró a Martín Soria como Ministro de Justicia lo cual parece restarle chances a la intención oficialista de avanzar mientras le siguen faltando siete votos para aprobar la reforma judicial. Por ello es que ahora nos enteramos bajo el discurso de combatir la violencia de género que una de las mejoras será en ese sentido.

Esto, como todos lo pueden ver, ocurre mientras se derrumba la economía y no se pueden resolver el temas como el de la inflación. Cuando cada día tenemos en el país más pobres y aumenta la tensión social. 

 

 

Al mismo tiempo el Estado no sabe cómo cobrar más impuestos y emite títulos en dólares a altas tasas de interés. Algo que no lo diferencia del gobierno anterior y que no soluciona los problemas de la gente.

“Es común que cuando el Poder Ejecutivo o el Legislativo no pueden dar solución a los problemas de la gente busquen un enemigo y, esta vez, parece que han elegido a la Justicia. Unos y otros profundizan la grieta para su provecho, pero sin pensar en los ciudadanos y ciudadanas”, reflexiona al respecto Carolina Jacky, abogada mendocina especialista en violencia de género.

 

Verdades y mentiras de la reforma judicial

Es verdad que hay cuestiones que se deberían resolver en la Justicia. Nadie puede negar que hay correcciones por hacer. Pero también existen los mecanismos constitucionales para hacerlo. “Para eso se necesita consenso, palabra olvidada por nuestra clase política”, reconoce la letrada.

“La justicia de la que ellos te hablan no es la Justicia que a vos te interesa. No están hablando de la Justicia de Familia, tampoco la común de las provincias, aquella donde haces las denuncias penales, laborales o civiles.  No están hablando de aquella Justicia a la que vos, la gente común, recurre todos los días”, analiza.

Aunque en el discurso de esta reforma hemos escuchado que nos hablan de perspectiva y violencia de género, “para nada esa reforma va cambiar algo en la provincia donde vivas. No. La política está hablando de la Justicia Federal, donde muy pocos casos de violencia de género se tratan, por lo menos en el interior del país”, marca.

 

 

“Nos están mintiendo, nos están engañando, otros son los intereses que los mueven, están haciendo política con nuestros sentimientos. Cada provincia argentina tiene su propio Poder Judicial, nada tiene que ver con la campaña de reforma judicial que se viene anunciando”, afirma.

Según Jacky, “poco demuestra conocer el nuevo Ministro de Justicia sobre el trabajo que se ha hecho en la Corte Suprema de Justicia de la Nación en materia de violencia de género. Hasta la actual Ministra de las Mujeres nos miente o es una ignorante del trabajo que en nuestro máximo tribunal hizo la exministra Carmen María Argibay (foto)”.

El trabajo que empezó la doctora Argibay se continuó en el tiempo y se avanzó, siendo para muchos un faro respecto a perspectiva y violencia de género en Argentina.

 

 

“Desconocer la obra de la doctora. Argibay es ser un o una ignorante en la materia. Es el Poder Ejecutivo y el Legislativo el que parece no entender lo que significa capacitarse conforme la Ley Micaela. Si hay jueces que no están capacitados, es porque no hay universidades que tengan esa materia como obligatoria, una responsabilidad del Poder Ejecutivo. Tampoco los Consejos de la Magistratura Nacional o Provincial toman examen sobre esa materia con el nivel de exigencia que se requiere y que es responsabilidad de los tres poderes. Acá también tienen que ver los Colegios de Abogados”, amplía.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación reconocidamente es señera en fallos con perspectiva de género. “Las fallas las encontramos en tribunales inferiores”, aclara la abogada.

Y agrega: “Incluir el tema de la violencia de género por la necesidad de la reforma judicial es ruin y miserable. Usar al movimiento feminista para una reforma que en nada ayudará a las víctimas de violencia es una estafa, y eso es lo que se está haciendo y nadie de la política lo esta diciendo”, advierte.

 

 

“La verdad es que la mentada reforma en nada solucionará esos problemas, y menos si sos víctima de violencia de género.

Revela ver cómo miles de víctimas reclaman asistencia, cómo buscan ese patrocinio jurídico gratuito que obliga la ley nacional. Están solas, están muy solas. No nos engañemos. Una vez más quieren usarnos, a unos y a otros. Es un año electoral y ellos, solo piensan en ellos”.