|05/10/20 07:32 AM

Preocupación por el funcionamiento de la justicia federal en Argentina

Los proyectos de reforma judicial e intento de traslados de jueces involucrados en causas contra la vicepresidente muestran un aspecto muy negativo del sistema judicial. Opina un destacado penalista y constitucionalista de Mendoza

Si bien la mentada reforma de la Justicia está detenida en la Cámara de Diputados de la Nación y la respuesta de aceptar el per saltum presentado por tres jueces federales, por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, da cierta tranquilidad institucional al país, no significa soluciones a su funcionamiento, todo un tema que tiene preocupada y ocupada a la Nación, por lo que significa este poder esencial del país.

Una cuestión que repercute en todo el territorio nacional y que, en el caso de nuestra provincia, tiene fuerte eco con similares características de lo que ocurre en el fuero federal. El choque permanente entre los poderes políticos partidarios y el andamiaje jurídico. Este último, casi sin respuesta para quienes son los únicos que la Justicia debe asistir, según señala la Constitución, los ciudadanos de la Nación.

Sin embargo, como muchas cosas distorsionadas que tiene la actualidad nacional, la Justicia pretende ser transformada en la base de dominio, hasta impunidad por muchos sectores políticos de Argentina. Lo que se transforma en un verdadero problema para el país y la vida de sus habitantes.

Para hablar de esto, El Ciudadano mantuvo diálogo periodístico con el abogado penalista, Juan Fernando Armagnague. Hombre con raíces tradicionales del radicalismo de Mendoza, legislador provincial y nacional con mandato cumplido y permanente litigante en los tribunales de la provincia.

Juan Fernando Armagnague.

 

–¿Le preocupa lo que sucede con el Poder Judicial? 

–Por supuesto que me preocupa el estado de convulsión que vive la Justicia argentina y no solo por la reforma que obtuvo media sanción en el Senado y que está detenida en diputados, sino por toda la Justicia en general. Hago hincapié en el fuero federal que viene repercutiendo hondamente.

 

–Lo que pasa con la Justicia no es un tema nuevo…

–Desde hace mucho tiempo este problema de la Justicia en la Argentina es bastante grave. Quizás es el problema más serio que tiene la Argentina, o por lo menos está esa sensación. Aunque, discúlpeme por la equivocación en mi apreciación, no es sensación, es la causa fundamental. Si esto requiere un ejemplo, lo llevamos a la cuestión económica, donde las empresas extranjeras no vienen al país, cuando consultan cómo anda la Justicia y la respuesta es que la misma funciona de acuerdo con el Gobierno. De forma inmediata desisten de venir, lamentablemente es así.

 

La corte nacional detuvo el avance ‘K’, pero no es todo

Cuando El Ciudadano lo llevó a lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia, el profesional mostró una mezcla de satisfacción y a la vez de que debe continuar en alerta.

 

–¿Cree que los tres jueces que entienden en la causa de los cuadernos hicieron lo correcto de ir al máximo órgano de justicia del país? 

–Yo estoy siempre en contra del per saltum, esto puede generar precedentes, para que todos puedan ir a la Corte. Entonces, en vez de ser un tribunal de excepción va a ser un tribunal de única instancia o doble instancia. Esto no debe ser así, aunque estamos hablando de la Corte Suprema de Justicia es un tribunal que contiene doble rol, como tribunal en lo judicial, como poder, en lo político.

 

–¿Esta vez tuvo peso su rol político? 

–Sí, la Corte ha fallado políticamente porque ha entrado en el fondo del asunto y de esta manera los jueces Leonardo Bruglia, Pablo Bertoluzzi y Germán Castelli, sigan siendo los jueces que entienden la causa de los cuadernos. Por lo que espero que esto sea un llamado de atención a la señora Fernández de Kirchner.

 

–La respuesta de la Corte, ¿qué encierra además?

–Esto es una especie de parate frente al avance que estaba haciendo sobre el Poder Judicial, incluso sobre el propio presidente. Es un freno a los oscuros intereses de esa señora (Cristina), a los apetitos ambiciosos y a las hegemonías del poder, que no oculta. Por lo que no deja de ser un freno y una señal que alivia y apacigua los ánimos de los ciudadanos.

 

–¿Las repercusiones van más allá de la Justicia?

–La repercusión que este proceso ha producido en todo el país, tiene su arrastre y ya se advertía la sensación que nos dejaba a todos, clima de desgobierno más allá de la pandemia; repercusión en la economía, en el desempleo, la falta de perspectivas, falta de horizonte en la juventud, posibilidades en la pequeña y mediana empresa. En todos los problemas que hoy impactan en la economía que nos llevan al borde de la cesación de pagos, es decir, todo un clima que también repercute en la provincia. Incluso en su funcionamiento, más allá de los problemas que produce la pandemia, aquí la Justicia tiene un problema grave político y de operatividad, absolutamente irresueltos.

TAGS