|02/09/20 11:49 AM

Preocupación por el fin del congelamiento de alquileres

El 30 de septiembre vence el decreto 320/20 que impide el aumento, proponen que se extienda hasta marzo de 2021

Por Redacción

Debido a la crisis económica que profundizó la pandemia, teniendo en cuenta que muchos sectores no han podido volver a funcionar y otros tantos vieron afectada su actividad, la situación se complejizó para los inquilinos. Desde el sector que los agrupa solicitan que se extienda el plazo que impide el desalojo, asegura la prórroga de contratos y aplaza aumentos en los alquileres.

El 30 de septiembre, finaliza el decreto 320/20 que congeló el precio de los alquileres, prorrogó los contratos y estableció la suspensión de los desalojos vece a fines de septiembre. El Gobierno analiza diferentes alternativas para los inquilinos, que en muchos casos ven alterada su economía a medida que aumenta la deuda con los propietarios.

El presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, Gervasio Muñoz, declaró que “la situación es gravísima en materia de presión de inmobiliarias y propietarios para desalojos violentos sobre inquilinos e inquilinas que no pueden abonar el alquiler o que tienen deudas y que no saben adónde van a ir a vivir una vez que finalice el decreto”.

Para Muñoz, que también es referente de Inquilinos Agrupados, “si el decreto no se extiende, puede generarse una catástrofe, porque nosotros hicimos una encuesta sobre el mes de agosto y arrojó que el 30% de las personas que alquila no puede pagar el mes y, dentro de ese porcentaje, la mitad tiene deudas de dos meses o más de alquiler”.

 

 

El decreto estableció el congelamiento de los precios en los alquileres hasta el 30 de septiembre de 2020, pero allí se establece que la diferencia entre el monto pactado y el que corresponda pagar por el congelamiento, deberá ser abonado en tres cuotas, y como máximo seis, mensuales, iguales y consecutivas. La primera se debería pagar con el alquiler de octubre.

La norma incluye los contratos de alquileres de vivienda única, las habitaciones en pensiones, alquileres para actividades culturales o comunitarias o destinadas a pequeñas producciones familiares y agropecuarias, inmuebles alquilados por monotributistas o profesionales autónomos para la prestación de servicios, comercio o industria; alquilados por mi pymes, cooperativas de trabajo o empresas recuperadas.

El DNU no suspendió el pago de alquileres, es decir que los hogares que no pudieron pagar en estos meses acumularon una deuda que comenzarán a pagar a partir de octubre.