|14/09/21 05:16 PM

Orgullo: docente argentina quedó seleccionada entre las mejores del mundo

En el programa El Interactivo hablamos con la docente nominada Gisela Gómez, quien nos explicó qué siente y cómo ejerció su profesión en un año tan difícil

Por Redacción

La educación es uno de los pilares fundamentales en el crecimiento de un país y una sociedad. El saber rompe con las cadenas de la esclavitud y vaya tarea importante es enseñar en un mundo que se vuelve cada día más complejo. Por eso, para destacar esta noble tarea se creó un ranking en donde se eligen los 50 mejores maestros del mundo y este año el orgullo para la Argentina fue una docente cordobesa que quedó seleccionada.

En el programa El Interactivo -que se emite por Facebook YouTube de El Ciudadano de lunes a viernes a las 13- hablamos con la docente del IPET Nº 85 de General Paz de Córdoba, Gisela Gómez, la figura.

“Muchas gracias, es un honor para mí representar a tantos docentes que trabajan día a día"

—¿Qué sentiste cuando te enteraste de la nominación, teniendo en cuenta que muchos funcionarios dijeron que en Argentina no hubo educación durante un año?

—Por un lado muy feliz y agradecida con la nominación. Fue una fiesta, el día que lo mencionaron estaba en la escuela. Por otro lado, las personas que han comentado eso no tienen idea de todo el sacrificio y el trabajo que hicimos el año pasado para sostener esto. Los docentes pusimos la conectividad, los equipos electrónicos, el teléfono, estar presentes 24/7 para sostener la educación. Si realmente piensan eso hablan desde la ignorancia total.

"La nominación es un honor, es una oportunidad única para que se vea el trabajo de muchas escuelas durante todo este tiempo. También para darle luz al trabajo silencioso que venimos haciendo los docentes durante este tiempo tan difícil. Aprovecho para enviar un mensaje esperanzador. Los jóvenes son el futuro, pero también el presente por eso tenemos que dar lo mejor como escuela y familia, para que los chicos vuelvan al aula, porque los chicos tienen que estar en aula", indicó la entrevistada.

—¿Qué se deberían replicar y que nos dejó la cuarentena como enseñanza?

— En primer lugar la virtualidad vino para quedarse, falta toda una estructura para sostenerla. Hacen falta dispositivos, conectividad para que la educación sea pública, gratuita, para todos y una opción interesante para estudiantes que por alguna razón no pueden asistir a la escuela. Más allá de eso, la presencialidad es sumamente necesaria. El contacto con el otro hace que se produzca el conocimiento. Hay un cambio en un montón de cosas, no solo en lo disciplinar, las formas de construirse de los chicos. Lo bueno que puedo rescatar del año pasado es la alfabetización digital, fue algo obligatorio pero sumamente necesario tanto para docentes como estudiantes.

“Si tienen docentes denles las gracias porque ha sido un período bastante difícil para recorrer”.