|18/01/21 06:39 PM

Nisman: un misterio que lleva 6 años sin resolver

¿Suicidio? o ¿asesinato?, el caso que conmovió al país sigue sin un desenlace

Por Redacción

Hace seis años, el fiscal a cargo de la investigación por el atentado contra la AMIA, Alberto Nisman, murió de un disparo en la cabeza en su departamento de la torre Le Parc, en Puerto Madero. Cuatro días antes Nisman había denunciado a la entonces presidenta de la Nación Cristina Kirchner por el memorándum de entendimiento con Irán. La vinculó con una maniobra para encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la mutual judía, en 1994, que dejó 85 muertos y 300 heridos.

El cuerpo sin vida de Nisman fue hallado por su madre, Sara Garfunkel, en la noche del 18 de enero de 2015 en el baño del departamento de Puerto Madero donde vivía el fiscal.

La muerte se produjo el día anterior a la presentación que tenía prevista ante el Congreso nacional para fundamentar su denuncia contra la ex presidenta Cristina Kirchner, contra su canciller Héctor Timerman y otros funcionarios del kirchnerismo por haber promovido una trama de supuesto encubrimiento a los acusados iraníes de perpetrar el atentando a la sede de la AMIA en 1994, mediante la firma de un tratado de Entendimiento con la República Islámica de Irán.

La denuncia se basaba en un supuesto pacto secreto con Irán que habría incluido, además de un intercambio comercial de granos argentinos por petróleo, el pedido del Gobierno argentino a Interpol para que cesara las alertas rojas contra los acusados iraníes, y así garantizar su impunidad.
El sábado 17 de enero, el día anterior a su muerte, Nisman recibió 40 llamadas telefónicas de las entonces diputadas nacionales del PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso, que son lasque habían cursado la invitación al fiscal al Congreso para que profundizara el contenido de su denuncia.

Esa misma tarde, según constató la investigación, Nisman recibió de manos de su colaborador informático, Diego Lagomarsino, con quien compartía una cuenta bancaria en Estados Unidos, la pistola con la que se efectuó el disparo mortal en la cabeza. El técnico explicaría luego que Nisman no confiaba en su custodia de seguridad, y que por eso le había pedido el arma.

Hoy, seis años después el mismo perito informático procesado como partícipe necesario de la muerte de Alberto Nisman habló en La Nación+. "Estoy recontra convencido de que Nisman se suicidó. Hay pruebas que lo ameritan", afirmó.

Actualmente, Diego Lagomarsino, está siendo investigado junto a la madre, la hermana y el propio Nisman por lavado de dinero por una cuenta bancaria en el banco Merril Lynch de Nueva York. Se le preguntó por qué accedió en su momento a figurar en esa cuenta si no tenía participación con ese dinero. "A veces hay que estar en el momento con la persona. Los que conocían a Nisman sabían como era él y como te obligaba a hacer cosas", admitió.

Desde la AMIA  plantearon, “como víctima directa de la masacre perpetrada el 18 de julio de 1994 por el terrorismo internacional, y reafirmando su irrenunciable exigencia de Justicia, AMIA reitera -en este aniversario- la imperiosa necesidad de que el Poder Judicial actúe con pericia, eficiencia y probidad, y brinde respuesta certera a la sociedad argentina en su conjunto”.