|07/01/22 02:36 PM

Nahir Galarza: “Yo no lo maté a Fernando, fue papá"

La joven le pidió a su abogada que denuncie a su padre por el crimen de Pastorizzo, por el cual enfrenta una pena de prisión perpetua

Por Redacción

La situación judicial de Nahir Galarza podría dar un importante giro. Según trascendió, la acusada por el crimen de Fernando Pastorizzo, ocurrido el 30 de diciembre del 2017, le pidió a su abogada denunciar a su padre por el asesinato. 

Yo no lo maté a Fernando, fue papá. Quiero que acuses al verdadero asesino y a la corruptos que taparon lo que pasó de verdad aquel día”, habría confesado consternada ante Raquel Hermida Leyenda, su defensora, indicó el periodista Rodolfo Palacios en Infobae.

Frente a esta nueva confesión, la letrada viajó a la ciudad entrerriana de Paraná y se presentó ante la Fiscalía Criminal para denunciar a Marcelo Mariano Galarza por el homicidio, como así también al fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, y al primer abogado que tuvo Nahir, Víctor Rebossio.

Según explicaron las fuentes del caso a Infobae, “ella había estado en la escena del crimen, pero Galarza se ocupó de todo. Anduvo en auto. Estuvieron en todos los detalles, por ejemplo, en no ser registrado por las cámaras de seguridad".

Mientras que la acusación contra Rebossio, fue por llevar a la joven "a que se declarara culpable. Después cambiaron la versión a que fue un accidente. Hubo un entramado judicial para culparla a Nahir”.

 

El caso

Pastorizzo fue asesinado en la madrugada del viernes 29 de diciembre de 2017, en el barrio Tomás de Rocamora, de Gualeguaychú, al recibir dos disparos, perpetrados con el arma reglamentaria del padre de Nahir. 

El cadáver fue encontrado en el suelo, al lado de su moto, sin advertirse señales que indicaran que se tratara de un robo. 

La causa tuvo como pieza clave un video obtenido de una cámara de seguridad privada, en la que se veía a una persona de contextura muy similar a Galarza, caminando a las 5.22 a seis cuadras de donde fue encontrado el cadáver de Fernando.​

La joven fue imputada por "homicidio agravado por el vínculo" y condenada a prisión perpetua, pena que debe cumplir en forma efectiva por 35 años.