|22/01/21 12:25 PM

Comprobaron que la firma de Maradona fue falsificada: Luque, "en la mira"

Este viernes se entregaron los resultados del peritaje, realizado por expertos de la Asesoría Pericial de San Isidro. Analizan la imputación para el neurocirujano 

Por Redacción

La situación del médico neurocirujano Leopoldo Luque es cada vez más complicada, en el caso que investiga la muerte de Diego Maradona. Un peritaje caligráfico determinó que la firma del Diez, utilizada para solicitar su historia clínica en un sanatorio privado en septiembre de 2020, fue falsificada.

El pasado 29 de noviembre, a cuatro días del fallecimiento del exastro del fútbol mundial, efectivos policiales allanaron la casa y el consultorio del profesional. Allí los investigadores secuestraron dos teléfonos celulares, la historia clínica y doce recetas a su nombre, como así también una tablet y una notebook.

Hallaron también varias hojas con firmas de Maradona, como si alguien las hubiese practicado. Y en una de esas hojas era una solicitud para que se entregue la historia clínica de Maradona, con fecha del 1 de septiembre, dirigida a la Jefatura Archivo de la Clínica Olivos, y al pie figuraba la firma del Maradona.

De mi mayor consideración yo, Diego Armando Maradona, me dirijo a usted para solicitar entregue a mi médico personal Dr. Leopoldo Luque, copia de mi historia clínica. Desde ya, muchas gracias”, dice el texto del escrito.

Documento falsificado.

 

El peritaje fue realizado por expertos de la Asesoría Pericial de San Isidro y su resultado final fue entregado en las últimas horas al equipo de fiscales que llevan la causa.

Ahora, el equipo de fiscales creado por decisión del fiscal general de San Isidro, John Broyad, y constituido por él y por Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra, analizan si imputan a Luque por el delito de "uso de documento privado adulterado".

 

El diagnóstico de Maradona al fallecer

La mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés, de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".