|18/06/21 04:58 PM

La marihuana desplazó al tabaco entre los universitarios

La preferencia por el uso del cannabis continúa aumentando entre los jóvenes del nivel más alto de educación

Por Redacción

El consumo de marihuana continúa aumentando notablemente entre los jóvenes argentinos y ya desplazó al uso del tabaco entre los estudiantes universitarios.

Para profundizar sobre esta problemática, en El Interactivo hablamos este viernes con Marcelo Morante, titular del Programa Nacional Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis, quien dio detalles al respecto. “Nosotros pertenecemos a un área que puede impactar en el escenario y desarrollamos investigaciones sobre cannabis medicinal. A veces nos plantean que este desarrollo del Ministerio de Salud podría generar un impacto en cuanto a la mirada de las poblaciones problemáticas con uso de cannabis, o sea como que se legitima en el uso no medicinal. Pero entendemos que es una realidad y que todos los programas que intenten impactar en el consumo de sustancias se tienen que trabajar no desde la improvisación sino desde el trabajo seguramente con políticas públicas de salud", comentó Morante.

- La Sedronar indicó que se ha triplicado el consumo de marihuana en los últimos años, que se debe al crecimiento en estudiantes universitarios. ¿Qué hay que decir a los jóvenes que están naturalizando esto?

Consultado sobre este hábito de consumo, el especialista contó: "El Programa de Cannabis medicinal tiene un contexto y una realidad. Aquellos pacientes o personas que consuman en determinadas edades de desarrollo o de consumo diario y de altas dosis es quien se contempla como usuario problemático. Eso muchas veces fue vinculado con áreas de seguridad y con el uso adulto y responsable. Encontrar a ese porcentaje que puede ser usuario problemático es lo que va a dar una salida, entendiendo que las sociedades en general han ido sobre determinados consumos".

- ¿Puede causar adicción o no?

"Generalmente se compara con otras sustancias, se compara con la adicción que produce el tabaco. Se ve que tiene menos potencial adictivo, por la característica bioquímica de la sustancia que queda más tiempo en el organismo, que circula por el tejido adiposo que de alguna forma se elimina lentamente, de manera que no genera la abstinencia que generan otras sustancias", aseguró Morante.

Y continuó: “Pero cuando uno habla de riesgo potencial a una sustancia está mirando solamente la sustancia, que es uno de los elementos de los que uno debe contemplar en las adicciones. Hay en juego muchas variables. El error es poner a la sustancia en el eje, las sociedades se han visto impactadas, ahora tenemos una fuerte adicción al trabajo y no genera demasiada preocupación. Creo que la sociedad también tiene que trabajar con eso".

“Me toca desarrollar al cannabis como herramienta terapéutica y no por eso diría que no hace nada consumir. Un país que tiene crecimiento oncológico puede encontrar en el cannabis una herramienta para el dolor, la tolerancia a la quimio. La pregunta sería en qué escenario, en qué edad y qué dosis. Esto de que el Ministerio de Salud aborde las adicciones en su totalidad y no la diferencia de lo que es legal y no lo es, no logramos nada. Al organismo no le importa lo que es legal y lo que no, el tabaco está haciendo mucho daño y es una sustancia legal", afirmó el especialista.

En ese sentido, agregó: "Las rutas que transitamos están dentro de la legalidad y tienen gran impacto en la salud, creo que también forma parte de las preocupaciones que deberíamos tener y no quedarnos en el dato puntual si el porrito nos genera o no una adicción. Porque lo que vemos en la sociedad en general es que está adoptando conductas adictivas, repetitivas sobre situaciones que condicionan la calidad de vida y la oportunidad de tener o no enfermedades a largo plazo".

Por último, concluyó: “Creo que los referentes provinciales del Ministerio de Salud tienen la posibilidad de tener información, para no caer en la limitación. Cuando uno habla de cannabis medicinal se vincula a un paciente con un porrito o con la marihuana, pero estamos encontrando la herramienta terapéutica. Para eso trabajamos sobre una sustancia controlada, que tiene un marco regulatorio, que es poder acceder a un producto seguro, tiene que tener acompañamiento médico. Tampoco es la panacea consumir cannabis con todas las enfermedades, sino que tiene que ver con un tratamiento específico”.