|03/05/21 07:26 PM

Inversiones: criptomonedas, ladrillos y franquicias

Las tres opciones de inversión poseen sus pro y sus contra a la hora de tomar una decisión correcta.

Por Redacción

No hay mucho que explicar sobre los inconvenientes que presente actualmente la República Argentina en términos económicos y cuanto a seguridad jurídica. Esto, para defender una inversión, por ejemplo, extranjera. De hecho, varias son las trasnacionales que en el último año y medio han abandonado el país por estos caros asuntos. 

Pero quienes viven bajo la bandera albiceleste y poseen algún capital que desean asegurar y además que se transforme en algún emprendimiento productivo, difícilmente puedan tomar alguna decisión en la tranquilidad absoluta, de no estarse equivocando y, por lo tanto, ingresando en un terreno muy riesgoso.

Desde siempre se ha dicho que uno de los campos más seguros es el que se conoce como el de los ladrillos. Pero hoy esa inversión puede que tenga alguna que otra complicación en cuanto a su rentabilidad. Lo mismo con las franquicias que en Argentina hay varias y cuyos modelos son exitosos. Y también se ha conocido en forma reciente la tendencia de las criptomonedas con el Bitcoin a la cabeza. Que, según la cotización de ayer lunes, 1 Bitcoin valía 5.303352,07 pesos argentinos.

 

 

Según Juan Manuel Contreras, de la empresa comercializadora de franquicias mendocina Suraci, “la mejor inversión para una persona es la que más se adapta a su perfil. En términos de riesgos, de rendimientos, de montos de la inversión, del período de tiempo en que la persona la quiera desarrollar. Y por eso es que hay quienes se vuelcan a un sistema de franquicias que le brinda una mayor seguridad”.

“Básicamente porque es un sistema probado, porque es un negocio exitoso y hay una rentabilidad asegurada de un negocio ya funcionando. Aunque también hay gente que se vuelca por un sector inmobiliario, donde la rentabilidad es considerablemente mucho más baja, aunque el riesgo es mucho menor”, explicó el ejecutivo comercial de la firma local.

Respecto a la propiedad inmobiliaria, agregó que “es un tangible, que te permite venderlo y es un valor líquido de mercado. Y también hay quienes se inclinan por la criptomoneda que representa un valor bastante alto, por intangibilidad del proyecto pero que la tasa de rendimiento es muy alta. Por lo cual la conclusión es que no hay una mejor inversión que otra, sino que cada una de ellas se adapta al perfil y las necesidades de quien desea invertir”.

 

 

Por ello es que desde Suraci, evolución de empresas, detallaron los pro y contra de estos tres métodos e inversión propuestos: criptomonedas, propiedades y franquicias.

Para que se pueda comprender de una manera clara, es que se desarrolló una comparación de diferentes variables de estas tres formas de invertir, a saber: monto mínimo inicial, riesgos, tiempo de ganancia, grado de confianza y proyección del modelo.

 

Criptomonedas 

Una criptomoneda es un tipo de moneda digital y sistema de pago que no depende de las redes de pago tradicionales a las que nos hemos acostumbrado. Las criptomonedas están descentralizadas y no son emitidas por una autoridad central, como un banco o un gobierno.

Invertir en criptomonedas es cada vez más popular. Porque es una oportunidad de inversión global disponible para cualquier persona en cualquier parte del mundo. Son un instrumento altamente rentable, muy volátil y tienen un cierto factor de riesgo.

Según Suraci, “si vas a invertir en criptomonedas deberías tener en cuenta los pro y contra de algunas variables”.

 

 

Otra ventaja que tiene el hecho de invertir en criptomonedas es la posibilidad de diversificar, ya que existe una gran variedad de estas monedas. 

El Bitcoin es la más popular y sorprende por su bajo costo de transacción. Además, se trata de un mercado que crece constantemente. 

Según Matías Bari (foto), CEO y cofundador de SatoshiTango, “el Bitcoin es la criptomoneda más grande y robusta, ya que un 98% de existencia generó ganancias”. 

La emisión es limitada y controlada “porque no hay un Banco Central que deprecia su valor. Se pueden enviar y recibir pagos sin fronteras ni horarios, “es un mercado que está abierto 24/7”, comentó.

 

 

Bitcoin, por ejemplo, es un sistema neutral y transparente, es decir que las transacciones son públicas, no se puede ver quién las efectúa pero sí queda registrada la transacción. Otra de las ventajas de las criptomonedas es que “se parten”, esto significa que uno puede comprar 0,0001 Bitcoins. 

 

Sector inmobiliario 

Los bienes raíces siempre han sido una de las opciones favoritas para invertir. Cuando hablamos de bienes raíces, lo que en inglés se conoce como “real estate”, nos referimos a propiedades inmuebles. 

“Ya sea un terreno, un lote o un campo o cualquier propiedad física o mejoras realizadas en ésta. Los bienes raíces son una de las inversiones más comunes que existen y, a lo largo del tiempo, según el contexto, han permitido obtener una muy buena rentabilidad aunque en ocasiones no ha sido así. Son muchas las  opciones y tienen la ventaja de que no requieren un control constante por parte del inversor”, analizaron desde Suraci.

Históricamente, los inmuebles han generado en los inversores una seguridad y una tranquilidad difíciles de conseguir en otras opciones, pero en Argentina las cosas son diferentes. Ninguna está exenta de riesgo.

 

 

Franquicias

El sistema de crecimiento en red a través de franquicias ya se ha instalado desde hace mucho tiempo en Argentina y, por supuesto, también en Mendoza. Diversas empresas se han volcado por este modelo de negocios que permite seguir creciendo y posicionando una marca por medio de la apertura de nuevos locales en diferentes departamentos, provincias y hasta países. 

Uno de los principales atractivos para hacerlo por este medio es que se realiza con capital y riesgo de un tercero. Es decir, es el inversor o franquiciado el que asume parte del riesgo en montar un nuevo punto de venta. Si bien este riesgo se disminuye abruptamente por los conocimientos que ha adquirido el empresario que otorga la franquicia, llamado franquiciante, algo de riesgo hay y este recae sobre todo en el franquiciado. 

A su vez, como se dijo, este debe afrontar con capital propio (o de tercero), la inversión inicial que permita montar el local, realizar las adecuaciones necesarias para el normal funcionamiento y, según el caso, realizar una compra de stock inicial de mercadería. 

Como ventaja para el inversor podemos mencionar que le permite sumarse a una red de una marca posicionada y un concepto probado, como así también acortar la curva de aprendizaje ya que el franquiciante (dueño de la marca y del concepto) le traslada al franquiciado (inversor que adquiere la marca) todo el know how (conocimientos). 

También este modelo le permite al inversor disminuir los costos de: desarrollo de marca, aprendizaje del mercado, precios de proveedores, entre otros. 

 

 

En conclusión: 

 

Si se invierte en criptomonedas, esto es lo que se debería tener en cuenta: 

Monto mínimo inicial: No se requiere. 

Riesgo: Alto o bajo en función de la composición de la cartera. A mayor riesgo, mayor rentabilidad.

Recupero de inversión: Mediano y largo plazo.

Percepción social: Poca confianza debido a la intangibilidad del mercado.

Rendimientos: Altos.

Proyección del modelo: Tendencia mundial.

 

Mientras que en el sector inmobiliario, se debería saber: 

Monto mínimo inicial: Sí se requiere. 

Riesgo: Bajo.

Recupero de inversión: Largo plazo.

Percepción social: Alta grado de confianza.

Rendimientos: Muy bajos en términos de alquileres y medio/altos en el sector de compra/venta. 

Proyección del modelo: En crecimiento.

 

Si analizamos sus variables, la franquicia posee: 

Monto mínimo inicial: Sí se requiere.

Riesgo: Medio/Bajo. Si bien se trata de un modelo de negocio probado y exitoso depende en gran medida de la gestión del franquiciado.

Recupero de inversión: Corto plazo.

Percepción social: El sistema genera cada vez más confianza.

Rendimientos: Altos.

Proyección del modelo: Tendencia mundial.