|18/11/21 09:23 PM

El caso de la joven argentina que se curó de VIH sin tratamiento

Natalia Laufer y Gabriela Turk investigaron el caso de la joven argentina que logró una “cura esterilizante" y controló el VIH de manera natural y sin tratamiento

Por Redacción

Una mujer argentina logró controlar al Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) de manera natural, sin utilizar fármacos antirretrovirales. Este caso apenas es el segundo documentado en la historia y en la investigación fueron claves las científicas argentinas Natalia Laufer y Gabriela Turk, autoras principales del estudio.

La noticia del caso de la paciente 'Esperanza' -el nombre con el que ella quiso darse a conocer- tuvo amplia repercusión por tratarse de la segunda persona (la primera fue otra mujer en San Francisco) que logra naturalmente lo que se denomina una "cura esterilizante" del VIH.

Gabriela Turk, científica del el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBRIS) que depende del Conicet y la Universidad de Buenos Aires (UBA), habló con El Interactivo (lunes a viernes de 13 a 14 por Facebook y YouTube de El Ciudadano) y brindó detalles de este inusual y asombroso caso.

 

 

— Hay una paciente que se curó prácticamente sola del VIH

— Sí, es un caso excepcional. Es una mujer joven, de 38 años, argentina, que fue diagnosticada hace 8 años como persona que vive con VIH. A partir de un antecedente ella se hizo diagnóstico y fue VIH positiva. Pero, al principio ella estaba catalogada como lo que conocemos como controladores elite. Es una porción minoritaria de personas que conviven con el virus que logran tener la carga viral de manera indetectable, de manera autónoma, sin necesidad de tratamiento antiviral.

"Lo que la hace aún más especial, es que después de muchos estudios y análisis y de aplicar técnicas muy sofisticadas, vimos que ella tiene muy pocas células infectadas en su organismo. Solamente pudimos detectar 7 células en más de 1500 millones de células analizadas", sostuvo Turk,

Y advirtió: "El virus que contienen esas células es completamente defectivo, o sea que no es capaz de generar infección activa o una carga viral detectable. Eso encaja en la definición que se usa hoy que tiene que ver con una cura esterilizante. Que es la incapacidad de encontrar virus activos en ella".

 

— Esas 7 células que encontraron en 1500 millones, ¿pueden hacer que ella contagie? Tuvo un bebé que nació completamente sano.

— No, de hecho existe un concepto que es indetectable, igual a intransmisible, que quiere decir que todas las personas con VIH que toman su tratamiento antirretroviral por más de 6 meses y que mantienen su carga viral indetectable cuando se hacen los testeos de rutina no trasmiten el virus por vía sexual.

"La paciente, al tener de manera natural su carga viral indetectable, no puede transmitir por vía sexual el virus a otras personas. En el contexto del embarazo que ella cursó y ahora está embarazada nuevamente como medida extrema ella toma medicación antirretroviral para evitar la transmisión al bebé, pero es una medida extrema de cautela por la seguridad del niño por nacer. El niño anterior nació sano y es de esperar que pase lo mismo con el siguiente", explicó.

 

— ¿Trataron de determinar por qué esta mujer tiene esa condición?

— Cuando tomamos contacto con ella en el 2016, la que hizo el contacto fue Natalia Laufer que es médica de base e infectóloga, en principio la catalogamos como controladora elite. Pero los resultados nos estaban indicando que ella era algo más, no solo controladora elite. Por eso indagamos, e indagamos con colaboradores de Australia y Estados Unidos. Por eso llegamos a este análisis tan pormenorizado que se hizo, que se publicó hace dos días y que tomó tanta relevancia. Es lo que lleva a decir que es una persona que tiene esta cura esterilizante, que es el segundo caso que se descubre a nivel mundial. El primer caso es una mujer también de San Francisco, Estados Unidos.

 

— ¿El estudio que hacen con esta paciente puede generar una especie de cura o solo tiene que ver con su ADN?

— El concepto de portador sano es algo que por suerte lo dejamos de utilizar, porque es una palabra fea que puede desarrollar discriminación o estigma a las personas que conviven con el virus. Por eso las llamamos personas que viven con VIH. Si volvemos al concepto de indetectable e intransmisible son personas que tienen una infección, que llevan una vida completamente normal con tratamiento antirretroviral, que incluso por la vía sexual no transmiten si están bajo tratamiento. Por lo que tendríamos que erradicar la discriminación, que lamentablemente sigue vigente. De hecho la paciente de Esperanza no quiere dar a conocer su identidad, justamente por miedo a eso, es algo con lo que tenemos que luchar.