|02/10/21 06:03 PM

Buscan un yate que despareció en el Caribe con dos argentinos a bordo

Fueron a llevar ayuda humanitaria al país caribeño y se perdió todo contacto el martes. Las autoridades marítimas iniciaron la búsqueda

Por Redacción

Un yate con dos argentinos a bordo desapareció hace cuatro días cuando volvían de brindar ayuda humanitaria en Haití. La embarcación debía regresar a México, desde donde partieron, pero en el viaje de vuelta se perdió todo contacto.

El martes 28 de septiembre Renzo Spasiano, de 20 años, y Carlos Eduardo Juárez, propietario de la nave, viajaban junto a otras dos personas: Martín Alejandro Vega Argaez, de México; y el capitán Denis Manuel Fernández Díaz, de Cuba. Desde ese día se perdió rastro total de los pasajeros en el Caribe.

Las autoridades marítimas de México iniciaron el operativo de búsqueda para dar con el paradero de la tripulación a bordo del M.O.I. Guadalupe, tras el reclamo desesperado de las familias de los argentinos, quienes alertaron que no han recibido ningún tipo de comunicación desde ese martes.

A raíz del hecho, Cancillería argentina -ahora a cargo de Santiago Cafiero- envió un comunicado en el que indica que tanto la Embajada argentina en México como el Consulado en Playa del Carmen están trabajando con la Secretaría de Marina mexicana y la Capitanía del Puerto de Cozumel, con quienes mantienen "contacto permanente".

Según informó Cancillería, se está llevando a cabo la búsqueda con dos embarcaciones de la Marina, un avión de la Armada, una aeronave particular y otras embarcaciones que se ofrecieron como voluntarias, pero por el momento no hubo ningún hallazgo ni novedades.

La tripulación fue a entregar a Haití ayuda humanitaria que fue provista por diversas organizaciones de voluntariado y dejó de emitir señal a 130 millas náuticas de la Isla de Cozumel, explica el comunicado. A la vez afirman que la Embajada argentina en Cuba también está en contacto constante con la Guardia Costera de dicho país, que hasta ahora tampoco reportó avistamientos de la nave.

El viaje de regreso implicó otras paradas. El primero fue Jamaica, pero antes de arribaron frenaron dos veces en el camino. El domingo a la mañana llegaron al puerto de ese lugar donde cargaron combustible y finalmente partieron a México. Dos días después fue la última señal.

En el M.O.I. Guadalupe también debían viajar otras personas, entre ellos médicos y enfermeros, pero se presentó una avería en el caso y por eso se trasladaron en avión. Sin embargo, al parecer no era algo que pusiera en riesgo la flotación, sino que podía hacer más lento el viaje.

Por su parte Luis Spasiano, padre de Renzo, dijo a TN que se trata de un yate de 83 pies en el que llevaron remedios y comida y luego emprendieron el regreso sin problemas.

Además comentó que no se registró mal clima y que los tripulantes tenían un equipo de posicionamiento global que envía señales cada 20 minutos con la ubicación. Pero a pesar de las "condiciones óptimas" se cortó el posicionador y la comunicación.