Canadá
Mendoza, Argentina

|28/09/20 02:32 PM

Argentino aspira al Nobel de Física: "Sin una universidad gratuita, no habría estudiado"

Julio Navarro nació en Santiago del Estero y actualmente reside en Canadá. Es reconocido por sus investigaciones sobre formación y evolución de galaxias, como también sobre estructura cósmica y materia oscura

Por Redacción

Julio Navarro es el único argentino que fue incluido en selecta lista realizada por Citation Laureates, con grandes posibilidades de ser nominado para el Premio Nobel en Física.

Nació en Santiago del Estero, creció en la ciudad Capital, en donde cursó sus estudios primarios y secundarios, para luego se mudó a la provincia de Córdoba para seguir su carrera universitaria, coronada con un doctorado en astronomía.

Además, es profesor en la Universidad de Victoria de Canadá, donde vive y trabaja; y es un experto reconocido por sus investigaciones sobre formación y evolución de galaxias, como también sobre estructura cósmica y materia oscura.

En diálogo con El Interactivo este lunes, Navarro profundizó sobre materia oscura: "La mejor forma de describirlo es decir lo que no es. La materia que tenemos, el sol, oxígeno e hidrógeno que estudiamos en química es materia ordinaria. Sabemos que esa materia es una cantidad ínfima de la que existe en el universo. Es un misterio saber qué es, pero está allí. Sin ella, el sol, no habría galaxias, sino no habría estrellas ni planetas. La materia oscura provee el andamiaje gravitacional para toda la galaxia".

“Hay muchos estudios en el mundo que intentan explicar qué es la materia oscura, experimentos en minas profundas, también en satélites. Es el gran premio intelectual futuro para expandir el concepto de la física subatómica", agregó.

Por otro lado, explicó que hace 35 años emigró del país, pero que su contacto ha sido sostenido. De hecho, contó que hace poco recibió una carta "para ver si se aumentaba el sueldo a los investigadores del Conicet, eso me da la pauta de las problemáticas que atraviesa, por lo tanto tienen mi solemnidad, como siempre".

"Sin una universidad gratuita, no habría estudiado yo. Éramos siete hijos, no pobres, pero no había dinero para enviar a todos a la universidad. Soy consciente y agradecido que me dio la estructura educacional argentina para llegar a donde estoy", advirtió.

Aseguró que, para él, tiene pocas posibilidades de llevarse el galardón internacional, pero "estar siendo considerado ahí para mí es un gran orgullo, logro y para mi patria, con quien quiero compartir".

“Sin los átomos no habría comunicación, pantallas ni teléfonos celulares. Sin ciencia básica no hay futuro, los descubrimientos que usamos ahora se aplicaron en los ’50. La frontera intelectual hoy está en la materia oscura, entenderla nos va a permitir saber en qué fallamos”, remarcó sobre el final.