|02/04/21 08:12 AM

Argentina quiere adquirir vacunas cubanas contra el COVID-19

En la lucha contra la pandemia de coronavirus hubo un importante acercamiento con el país latinoamericano que está muy cerca de lograr un hito farmacológico

Por Redacción

 

Ante la escalada de contagios y la llegada de una inminente segunda ola de la pandemia en el país, el Gobierno apresura el plan de vacunación para intentar al menos que los grupos más vulnerables, de riesgo o personal estratégico, sean vacunados con al menos una dosis de las diversas vacunas que van arribando al país.

La opción del diferimiento de inoculaciones pero también el hallazgo de nuevos laboratorios y contratos que impliquen el envío de vacunas a la Argentina, son dos “cartas” que están en la mesa y con las que las autoridades nacionales “juegan”. Por eso, es que ahora la máxima responsable de la cartera de Salud nacional, Carla Vizzotti entabló negaciones con Cuba, que va camino a convertirse en el primer país de América Latina en desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Ante un ritmo de llegada de vacunas que el Gobierno no esperaba, es decir, los cálculos tenían mucha más expectativa pero la realidad “le terminó dando una cachetada” y por eso ahora, el país cuenta con un tercio menos de las vacunas previstas para encarar la segunda ola de la pandemia; es que la ministra Vizzotti recibió ayer al embajador cubano Pedro Pablo Prada Quintero.

El objetivo del encuentro fue evaluar la posibilidad de realizar alianzas para la producción de insumos farmacológicos que utilicen sus avanzados proyectos de vacunas y también el tema de la transferencia de tecnología.

 

La promesa de las vacunas cubanas contra el COVID-19

Dos proyectos de vacuna contra el coronavirus, son los que Cuba se encamina a terminar de forma exitosa, es decir con resultados alentadores y cumpliendo todas las fases sanitarias que imparten los reguladores sanitarios.

Se trata de la Soberana 2 y la Abdala. Ambas se encuentran los últimos peldaños de la fase 3 de investigación y prueba.  Si se cumple el mejor de los pronósticos, Argentina podría adquirir estos fármacos para mayo, cuestión que reportaría una nueva fuente de provisión de vacunas a las ya conocidas, Rusia, China y mecanismo Covax.

La Argentina y Cuba firmaron hace cinco años un fideicomiso para el intercambio de medicamentos y vacunas por productos alimentarios. En el encuentro de Vizzotti con Prada Quintero se evaluó la posibilidad de hacer una adenda a ese acuerdo, es decir, que se pueda incorporar la vacuna contra el coronavirus.

El proyecto de vacuna más avanzado en Cuba es la Soberana 2. Con ese fármaco, ya que se vacunó a 150 mil trabajadores sanitarios a mediados del pasado mes de marzo. Pero hay que destacar que este antígeno se encuentra aún en fase experimental.

Al mismo tiempo avanzaban los ensayos clínicos de la fase 3 de la vacuna Abdala, que se probaba en 48.000 voluntarios.

Según informó el Ministerio de Salud de ese país a través de su cuenta de la red social Twitter esta etapa de ensayos se inició “para evaluar los efectos directos e indirectos de la vacunación en cohortes poblacionales de riesgo de infección, enfermedad y dispersión de la epidemia”.

Mientras que la vacunación con la Soberana 2 se inició con personal médico voluntario de La Habana, los ensayos clínicos de Abdala se realizan en las provincias de Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, informaron fuentes oficiales cubanas.

Finalmente hay que destacar que Cuba tiene otros proyectos de vacunas además de los citados y estos son: la Soberana 1 que se encuentra en fase 2, la Mambisa en fase 1 y la Soberana+ que es una reformulación de Soberana 1, destinada a convalecientes de la enfermedad.

Del encuentro entre Vizzotti con el embajador cubano, quedó el futuro compromiso entre las partes para que la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN) haga una revisión de las dos fármacos cubanos más avanzados contra el coronavirus (Soberana 2 y Abdala).