Montañita, Ecuador
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|22/02/20 05:45 PM

La emotiva carta de Cristina Menegazzo a cuatro años del doble crimen en Montañita

Este sábado se cumplen 4 años del asesinato de María José Coni y Marina Menegazzo. La madre de esta última escribió una conmovedora carta en las rede sociales

Por Redacción

A cuatro años del doble crimen de María José Coni y María Menegazzo, ocurrido en la localidad de Montañita (Ecuador), Cristina Menegazzo recordó a su hija con un emotivo mensaje.

A través de su cuenta de Facebook, la mujer escribió una carta que conmocionó a todos al recordar un nuevo aniversario del brutal asesinato. 

La carta de Cristina Menegazzo

4 AÑOS... en los que fuimos atravesando heridas sin cerrar, luchas, reclamos de justicia, juicios, y ahora... un TIEMPO de SANACIÓN que pone nuestra mirada adelante, más alto, seguramente más cerca de nuestra MARINA.

Hemos decidido una presencia más SIGNIFICATIVA y MENOS VISIBLE, porque sentimos a nuestra hija viva, activa, operante, amorosa, animándonos a avanzar con fuerza, esperanza y sembrando vida!

La sentimos viva en pequeños o grandes acontecimientos de nuestra vida diaria, en las luces que van marcando nuestro camino, y también, es verdad, en las sombras de días imposibles.

Marina, nuestra hija, arrancada de esta vida para siempre está allí para empujarnos con una fuerza que no entendemos... pero está!

Con una mirada trascendente elegimos estar de otra manera...
En esta lucha, ALENTAMOS a toda la sociedad a APAGAR TODO GESTO de VIOLENCIA física, verbal, sicológica...
Justamente porque sabemos que todos juntos podemos hacer un mundo MUCHO MÁS HUMANO!

Y como familia, queremos extender nuestras manos uniéndonos para conquistar una FUERZA que tenga un SENTIDO, arriba y adelante, y que contiene a todos aquellos que han sufrido un dolor semejante.

Aunque no lo veamos, la VIDA tiene un SENTIDO!
Y vale la pena.. Incluso vale ESTA pena.

Cristina Menegazzo
22 de Febrero, 2020.

El caso

María José Coni y María Menegazzo fueron drogadas y abusadas. Luego, los malvivientes metieron los cuerpos en bolsas plásticas y las arrojaron a la playa.