Buenos Aires, Argentina
Mendoza, Argentina

|13/01/20 07:22 AM

La estrategia de la defensa de Cristina para hacer caer la causa Vialidad

El destino de la investigación judicial va de la mano de lo que decida la Oficina Anticorrupción, ente a cargo del gobierno nacional de Alberto Fernández

Por Redacción

En el juicio de Vialidad contra Cristina Kirchner el gobierno de Alberto Fernández es querellante a través de la Oficina Anticorrupción que ahora dirige Felix Crous, el ex fiscal y uno de los fundadores de Justicia Legítima.

Su rol es clave para la suerte de la dirigente: si decide en la etapa de alegatos no mantener la acusación, el juicio podría iniciar un laberíntico camino hasta correr el riesgo de caerse.

Según detalla el diario Clarín, ahora será el mismo gobierno que integra la vicepresidenta el que deberá decidir si en la instancia de alegatos, es decir, de las acusaciones finales antes que el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) dicte su sentencia.

Es en este punto donde todo podría comenzar a complicarse si los organismos del Estado que son querellantes en el caso, deciden no realizar ninguna acusación.

En caso de que ambas querellas no formulen acusaciones, el TOF 2 solo podrá dictar sentencia si la fiscalía a cargo de Diego Luciani acusa. De así ocurrir, la misma deberá ser sostenida por el fiscal ante la Cámara de Casación y en caso de resultar respaldada, puede ser apelada por los abogados defensores ante la Corte Suprema de Justicia.

Ante el Máximo Tribunal la intervención del Ministerio Público Fiscal queda en cabeza del Procurador, es decir, podría quedar en manos del por ahora juez Daniel Rafecas propuesto para el cargo por el presidente Fernández.

Si él no la sostiene, el juicio corre “un marcado riesgo de caer porque se trataría de la única acusación para sostener una sentencia en caso de ser la misma desfavorable para los acusados”, indicaron fuentes judiciales al citado medio.