|22/10/17 12:26 PM

Varios sectores industriales siguen con niveles de actividad más bajos que en 2016

Por Redacción

La industria continúa recuperándose de una contracción de 14 meses, pero siete de los doce rubros fabriles se encuentran todavía por debajo de los niveles de la actividad del año pasado.
  

El sector textil es el más golpeado, con una baja de actividad del 12,4 por ciento anual en agosto, por la persistente demanda deprimida en el mercado interno y la competencia de las importaciones.
  

El INDEC dará a conocer el 31 de octubre próximo los datos del Estimador Industrial de septiembre que, según las proyecciones de las principales consultoras, mostrará una mejora que podría llegar al 5% respecto de igual mes del año anterior.
  

La industria textil mostró también en agosto que es uno de los rubros de menor utilización de la capacidad instalada con el 69,1 por ciento, junto a la industria automotriz que tiene un promedio del 55,1%, es decir, con casi la mitad de su capacidad de producción paralizada.

 

Según los datos de actividad acumulada negativa en los primeros ocho meses del año, se encuentran también la industria alimenticia con una baja del 0,3 por ciento, el tabaco con un contracción del 3,4 por ciento y el papel con un descenso del 2,0 por ciento.
  

Tampoco recuperaron su nivel de actividad respecto del año pasado la producción de edición e impresión, con un baja del 2,7%, la refinación de petroleo y la producción de sustancias y productos químicos, ambas con una contracción del 0,9% interanual acumulada.
  

La industria metalmecánica muestra la mejor recuperación en los primeros ocho meses del año, con un avance del 8,5 por ciento, favorecida por el repunte de la industria automotriz que, partiendo de valores muy bajos del año anterior, avanza en ese período un 6%. 

 

La producción de acero y aluminio muestra una recuperación interanual acumulada con una suba del 5,3%, aunque la comparación es también con niveles muy bajos del año pasado.
  

En tercer lugar se ubicó la producción de insumos para la construcción con una suba del 3,5% acumulada en los primeros ocho meses del año, favorecida por el fuerte repunte del sector favorecido por la obra pública, y algunos emprendimientos privados que comienzan a recuperarse.