|10/08/20 12:57 PM

10 de agosto: Día de la Fuerza Aérea Argentina

Cumple un nuevo aniversario como parte indivisible de la sociedad, manteniendo y renovando su compromiso con la nación, al custodiar y proteger el espacio aéreo argentino

Por Redacción

Este 10 de agosto se cumplen 108 años de la creación de la Fuerza Aérea Argentina custodiando los cielos del país. Si bien la escuela nació el 1912, se venía trabajando desde antes con la llegada de los primeros vuelos a motor por medio de pilotos extranjeros en 1910.

En ese momento se comenzó a trabajar con los festejos por el centenario de la Revolución de Mayo, y a entablar la idea de la creación de un primer aeródromo. Principalmente para poder atender las aeronaves que venían del exterior, realizar exhibiciones y efectuar los primeros vuelos con motor.

Ese primer aeródromo nació el 23 de marzo de 1910,  fue en Villa Lugano, contaba con una infraestructura con pista de aterrizaje de 2.000 metros, 8 hangares, 200 metros de tribuna.  De ese lugar se dice que nacieron las "Alas de la Patria".

Desde ahí el Aeroclub Argentino puso todas sus fuerzas para los vuelos con motor. Además trajo instructores que enseñaron a volar a pilotos como Jorge Newbery, Carlos Gofre, Florencio Parravicini, quienes recibieron esos brevet de pilotos aviadores en junio de 1910.

 

 

Paralelamente el Aeroclub Argentino fue despertando la consciencia del ejército para la utilización de aviones para las actividades militares, la idea fue prendiendo y recibió el apoyo de oficiales. Allí se formó la comisión pro flotilla para recaudar los fondos para comprar las aeronaves y todo lo necesario para crear la escuela de aviación. Su presidente era Jorge Newbery.

La comisión recibió el apoyo popular y el 10  de agosto 1912, el entonces Presidente de la Nación, Roque Sáenz Peña, firmó el decreto de creación de la Escuela de Aviación Militar, en terrenos de El Palomar, Provincia de Buenos Aires. Este centro formador de los aviadores militares argentinos, luego sería trasladado en 1937 a la Ciudad de Córdoba, su actual asiento.

La visión de sus precursores permitió asociar la incipiente  actividad de vuelo a la defensa de nuestra soberanía, y a través de la progresiva capacidad  que el poder aéreo adquiría, contribuir desde esa primera unidad aérea militar creada en nuestro país, a la concreción de la defensa y de los más altos intereses de la nación.

La institución, desde sus orígenes, tiene como misión específica organizar, mantener y alistar las fuerzas aéreas de la Nación, con el fin de contribuir a la defensa nacional, ejerciendo la soberanía en el espacio aéreo.

Por otro lado, la Fuerza Aérea, a través de sus Institutos de Formación, a lo largo de los años, prepara y perfecciona a su personal, revalorizando el sentido de la vocación, de modo tal que todos sus integrantes asuman la responsabilidad de contribuir al cumplimiento de los altos y exigentes objetivos de la institución.

 

 

 

El Rol de la Fuerza Aérea Argentina

  • Participa con medios aéreos y personal en la búsqueda y rescate de personas en todo el territorio argentino y su zona de influencia
  • Contribuye con medios y personal al Plan Nacional de Manejo del Fuego
  • Brinda asistencia en escenarios de catástrofes naturales a nivel nacional e internacional
  • Brinda ayuda humanitaria a nivel nacional e internacional, interviniendo de manera activa y sostenida en misiones de paz bajo el mandato de Naciones Unidas
  • Abastece y mantiene comunicadas las bases y campamentos científicos en el Continente Blanco, ente otras actividades

En poco más de un siglo de vida la Fuerza Aérea Argentina ha tenido un crecimiento exponencial, posicionándose entre las instituciones de referencia de la Nación, a partir de la probada capacidad, esfuerzo y compromiso de todo su personal y a su inestimable contribución al servicio del país.

Sin embargo, pese a la inagotable vocación de servicio y recursos técnicos que presenta del personal aeronáutico, el desafío más grande que enfrenta la Institución en su presente y futuro es el de contar con medios en cantidad y calidad, que permitan desarrollar un entrenamiento intensivo para potenciar las acciones en tiempos de paz y contribuir a proyectar un perfil disuasivo ante toda amenaza a la soberanía del espacio aéreo nacional.