|01/12/21 02:45 PM

Una mendocina entre los finalistas del premio 'Docentes que Inspiran'

Entre 3.000 postulantes, el jurado seleccionó a los seis educadores más destacados de la Argentina. La historia de Graciela Morales

Con el fin de homenajear a los educadores más destacados de la Argentina, se crearon los premios 'Docentes que Inspiran'. Este año hubo más de 3.000 postulaciones, provenientes de las 24 provincias del país.

Lo cierto es que el jurado de Clarín-Zurich, compuesto por 13 personas del ámbito académico, científico y de ONGs de educación, eligieron a los seis finalistas, que participan por un premio de $600.000. Además, se entregarán dos menciones especiales, que recibirán $200.000 cada una.

“Los seis docentes seleccionados son inspiradores. Es esperanzador conocer su motivación y recorrido en la docencia. Se preocupan por responder a los intereses de sus alumnos y por darles un rol protagónico”, destacó Mariana Uranga, referente del Eje Comunidad de la Asociación Conciencia, miembro del jurado.

 

Una mendocina en la final

Una de las profesionales que llegó a última instancia, es Graciela Morales (42), quien desempeña su labor en la escuela Combate de Potrerillos, ubicada en Uspallata, Mendoza.

"El trabajo de Graciela se destaca por la creación de proyectos que motivan a los estudiantes, con actividades inclusivas e innovadoras que abordan temáticas tales como el bullying, el cuidado del ambiente y la solidaridad", describieron en el portal de los premios.

Esta no es la primera vez que Morales recibe un reconocimiento; en el 2019 fue nombrada 'docente destacada de Mendoza'.

"Estar posicionada entre los seis docentes destacados del país, me emociona y me colma de satisfacción. Fue una enorme y grata sorpresa que me seleccionaran, teniendo en cuenta mi trayectoria. Es muy importante que se reconozca y valore la labor docente", celebró Graciela en diálogo con El Ciudadano.

Si bien actualmente dicta clases en Alta Montaña, ha pasado por varios establecimientos, "lo cual te permite adquirir experiencia, conocer las diferentes realidades, fortalezas, debilidades, oportunidades que tiene una institución y actuar en consecuencia", aseguró.

 

 

La docencia en tiempos de pandemia

En la escuela Combate el acceso a internet es limitado, lo que presentó un obstáculo más al modelo educativo que impuso la pandemia.

"Tuvimos diversas situaciones que afrontar: familias que solo tenían un dispositivo para todos los niños, familias sin dispositivos o familias que vivían muy alejadas que no tenían señal de internet. Tuvimos que adaptarnos a esas realidades y buscar el modo de llegar a cada uno de los alumnos", contó la docente. 

Frente a esta adversidad, aplicó estrategias tales como enseñar a través de llamadas telefónicas y videollamadas, como así también visitas domiciliarias a las familias más alejadas una vez por semana, para entregar a los estudiantes materiales impresos.

No obstante, reconoció que "fue positivo el fortalecimiento del trabajo con la familia y el uso de las tecnologías".

Por último, consultada sobre el 'valor agregado' que la impulsó para estar entre los finalistas, Graciela reconoció la importancia de impulsar proyectos que tengan al alumno como protagonistas: "Implican una labor conjunta con las familias de los estudiantes y, al mismo tiempo, provocan un impacto en la comunidad". 

"Además, muchos de esos proyectos han logrado reconocimientos sumamente importantes en la provincia y el país", completó.

 

TAGS