|21/10/21 02:26 PM

Tolerancia cero de alcohol al volante: ¿solución o problemática?

Desde el sector vitivinícola advierten que, de aprobarse el proyecto, podría traer represalias. Aseguran que el debate es "irracional" 

Por Redacción

En el Congreso se comenzó a debatir sobre la tolerancia cero de alcohol al volante, para conductores de todo tipo de vehículos. Se trata de una iniciativa que divide las aguas en Mendoza y que genera cierto "descontento" en el sector vitivinícola, principalmente.

Actualmente la Ley de Tránsito 24.449 establece, para cualquier tipo de vehículos, una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5) de alcohol por litro de sangre; para motocicletas o ciclomotores, hasta 200 miligramos (02); y para transporte de pasajeros de menores y de carga, alcohol cero.

No es un debate simplemente racional, porque hay muertos de por medio, porque se generaliza, porque en los debates aparecen las madres del dolor, con toda la carga que implica la muerte de un hijo o un familiar y, entonces, se convierte en algo que tiene que ver mucho más con los sentimientos", indicó en FM 91.7 el gerente de la Unión Vitivinícola Argentina e integrante de COVIAR, Sergio Villanueva.

 

 

Tolerancia cero: una "problemática" para el sector vitivinícola

"Lo de tolerancia cero, es como hambre cero, inseguridad cero y muchas otras cosas que pueden parecerse", enfatizó Villanueva, marcando que para el sector este proyecto es "una problemática".

Advirtió que el "centro del problema" es la diversión nocturna, que podría controlarse de otra manera, sin tener que caer con el peso de la ley sobre quien toma una copa de vino en un almuerzo, por ejemplo. 

"Cuando vengan los extranjeros, con el nivel de dólar que tenemos, todo les parecerá regalado. Hay toda una industria que se mueve en la gastronomía, en la visita a bodegas, contingentes. No propiciamos a que cuando uno tome maneje, pero creemos que debe haber una tolerancia mínima, lógica y natural en este tema", explicó.

Para el referente vitivinícola, el camino a seguir es por el que optó Mendoza: permitir hasta 0,5 -excepto para conductores profesionales-, incrementar la cantidad de controles viales y aumentar el precio de las multas

“El vino tiene buena penetración en los hogares argentinos y la frecuencia determina el volumen. Al estar encerrados, la gente en vez de hacer una sola comida hacía dos, almorzaba y cenaba, y eso impulsó el consumo, pero no creemos que eso haya impulsado el alcoholismo en Argentina. Es un consumo que tiene que ver con la gastronomía", completó.

TAGS