|20/05/21 08:22 AM

Suarez y Fernández se verán las caras: ¿se vienen más restricciones?

El gobernador de Mendoza dialogará con el presidente a través de una ronda de consultas en la que habrá otros mandatarios provinciales. Se analizará el panorama epidemiológico y sanitario nacional. Pueden surgir nuevas restricciones 

 

Un jueves clave para la provincia de Mendoza, que se encuentra en una alta meseta de contagios y fallecidos por coronavirus. Estamos a horas nada más, de que venza el decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que publicó el presidente Alberto Fernández con restricciones para las zonas del país en las que más proliferaron los contagios, algo a lo que la provincia adhirió, “a su manera”.

Hoy, Rodolfo Suarez y Alberto Fernández, se verán las caras a través de un encuentro virtual que convocará a otros gobernadores provinciales, entre ellos a Horacio Rodríguez Larreta de la Ciudad de Buenos Aires.

En la conversación se analizarán las pautas a seguir para el manejo de la pandemia.

Parece ser evidente que la estrategia del poder Ejecutivo este año, es sugerir distintas medidas pero los detalles referentes a su implementación y control, los delega a los gobernadores. Este asunto que le costó a Fernández, una puja política principalmente con dos de ellos y que justamente verá hoy, Suarez y Larreta. Ambos se metieron en una cruzada con el gobierno nacional, por diferencias en torno al sistema presencial de clases. Para estos últimos, las clases deben seguir a como dé lugar, porque la mayoría de los contagios no se vinculan con la concurrencia a las aulas.

Fernández mantuvo ayer la primera de las reuniones con 12 gobernadores nacionales y hoy será el turno del otro grupo. El presidente expuso en las últimas horas, su preocupación en bajar el número de contagios que se viene registrando y para el mandatario nacional, el foco de las restricciones hay que ponerlo en evitar la circulación de personas. Analizan medidas más duras en ese sentido y temen que si no se toman urgentemente, luego sea demasiado tarde.

Nuevamente el presidente apuntará contra las clases presenciales, ya que desde Nación insisten en que son un foco de contagio más. El mensaje en ese sentido irá principalmente para Rodríguez Larreta y habrá que aguardar para saber si este adopta nuevamente la modalidad virtual para el sistema educativo de CABA o sostiene su pelea con la Rosada, por no compartir la misma visión al respecto.

En cuánto a Mendoza, ayer Nación la situó como zona de “alto riesgo sanitario” y la sacó de la caracterización de “alerta sanitaria”, asunto que significa una mejora en el panorama epidemiológico. Ahora habrá que esperar para ver que hace Suarez al respecto, ya que esta noticia defiende que él pueda mantener las clases presenciales en la mayoría de los departamentos. Quizás, una vez publicado el nuevo DNU del presidente y echar pública su letra, el gobernador mendocino, decida en un diálogo puntual con ciertos intendentes, suspender las clases presenciales por cierto periodo de tiempo y aumentar las restricciones en la provincia.

Fernández les pidió más controles y más medidas a los gobernadores con los que conversó ayer.

En Mendoza están prohibidas las reuniones familiares, rige la salida por terminación del DNI para realizar compras, reservas o hacer trámites, hay toque de queda sanitario desde las 23:30 hasta las 05:30 de la mañana, están prohibidos los encuentros al aire libre, entre otras. Esto da cuenta de que el panorama, es complejo y si Suarez dicta aún más restricciones es porque la situación es muy severa. Por eso, se está guardando alguna “bala de plata” en caso de que el número de contagios no caiga o por el contrario se agrave.

Fernández por lo pronto buscará tener consenso con los gobernadores y anhela que si Nación dicta medidas más estrictas, estas sean acatadas por las provincias que están complicadas epidemiológicamente hablando y no haya gobernadores "rebeldes". Quizás se publiquen novedades en la forma de medir los contagios que se vienen aplicando hasta ahora.

Para varios intendentes mendocinos, la segunda ola de la pandemia aún no ha mostrado su cara más feroz y deben tomarse medidas extremas, lo antes posible. Una de las opciones es directamente, volver a restringir la circulación diaria por terminación del DNI, disposición que resulta en extremo antipática para la ciudadanía.