|07/10/21 02:39 PM

Se retira Ruca, la perra que sentó precedentes en búsqueda de personas

La ovejero alemán cuenta con certificaciones nacionales e internacionales en materia de rastreo. Maipú cederá un nuevo predio a ESCAM

El próximo miércoles 13 de octubre se retira del cuerpo activo de investigación Ruca, primera perra de Cuyo en ser certificada por el Ministerio de Seguridad de la Nación. El acto de despedida será a las 9, en el Parque Metropolitano Sur, donde también la Municipalidad de Maipú le cederá un espacio a la Escuela de Adiestramiento Canino (ESCAM).

Según explicó a El Ciudadano la adiestradora de Ruca, Ayelén Castro, el apartamiento de los canes se realiza a los diez años de vida del ejemplar o si el mismo tiene algún problema de salud: "La razón es la resistencia física", pese a que "las ganas de ir a entrenar la mantienen hasta el día de su último adiós".

"Al ser entrenados de manera positiva, el perro siempre ve la búsqueda como un juego", explicó.

 

 

Luego del retiro del cuerpo activo, el can sigue la vida de una mascota cualquiera: "Ruca seguirá siendo la mimada de nuestra familia", aclaró la instructora.

Por otro lado, Castro indicó que hay un can que está relevándola en sus tareas y otros cinco en fase intermedia de entrenamiento para cualquier intervención, "ya que siempre se asiste con dos o más perros: un perro principal como primer interventor y otro perro que reconfirme".

Gracias al desempeño ejemplar de ESCAM, el municipio maipucino le cedió un nuevo predio en el Parque Metropolitano Sur, colindante al de la Policía rural, el cual será utilizado como pista de entrenamiento. 

 

El desempeño de Ruca

Ruca es una ovejero alemán, de 12 años, que desde sus 70 días de vida fue entrenada para tareas de búsqueda de personas.

Luego de pasar un examen muy exigente (rindieron 15 perros y solo 4 aprobaron), en 2016 obtuvo la certificación como can de búsqueda en estructuras colapsadas, otorgada por el Ministerio de Seguridad de la Nación, convirtiéndose así en la primera perra de Cuyo y la segunda a nivel país en entrar en dicho registro.

Posteriormente se siguió entrenando en detección de restos humanos (RH) en tierra y agua. "En lo que es RH la perra está certificada por un organismo internacional de Estados Unidos, que se llama Let's", indicó Ayelén.

Se trata de un can que sentó precedentes en una investigación de femicidio, al encontrar el arma homicida en el caso Marina Vedia, en el 2017.

 

 

También, en el 2018, marcó en agua el perímetro del dique Potrerillos en donde buzos hallaron el cuerpo de Concepción Arregui, de nacionalidad chilena, que fue asesinada por su marido.

Y otro de los casos más resonantes en que formó parte fue el de las hermanas israelíes, Lily Pereg y Prihya Sarousi. Ruca fue la encargada de detectar el lugar en donde se comprobó que había manchas hemáticas de las mujeres, lo que dio con los cuerpos y derivó en la detención del propietario de la casa, Nicolás Gil Pereg.

 

TAGS