|23/11/20 10:40 PM

Preocupan las condiciones para levantar la cosecha de uvas

Piden que Mendoza flexibilice los protocolos sanitarios para que lleguen los cosechadores golondrina.

Por Redacción

Los protocolos sanitarios de Mendoza, por la pandemia del coronavirus, representan por estas horas una de las principales preocupaciones,  ya que muchos productores, principalmente de la zona Este, se preparan para la vendimia.

Así lo están expresando los pequeños y medianos productores que plantean la imposibilidad de ceñirse a las exigencias que consideran planteadas para que las puedan cumplir solamente las grandes empresas vitivinícolas.

Julio Acevedo, director de Desarrollo Económico del departamento de General San Martín, reconoció la preocupación, al analizar la situación tanto para la mano de obra local como la que esperan que llegue especialmente de Tucumán. La provincia del Norte argentino es la que atiende casi en un 65% los requerimientos de las cosechas de todo el país. 

“El ánimo de los productores no es el mejor. Estoy muy atento a eso porque si no tienen soluciones podrían manifestarse”, contra la actual política sanitaria ante la cosecha de uvas “que debería iniciar cerca del primero de diciembre”, apuntó.

“Hasta el momento, a través de Programa Reinventa, se han inscripto unos siete mil cosechadores mendocinos, de los cuales 300 son solamente de la zona Este. Esto nos inquieta porque estamos viendo que deberían viajar desde el Gran Mendoza los cosechadores unos 50 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta. Estamos estudiando la posibilidad de que los cosechadores sean próximos a los puntos de trabajo. Y que no se pierda con este mecanismo la mirada del territorio, con la gente que sabe realizar el trabajo”, manifestó.

No escapa a la reflexión de Acevedo que los ingresos de los trabajadores rurales no decanten más tarde en el comercio local con el fin de que se reactive la actividad económica, que tan duramente fue golpeada por la pandemia.

Tampoco que la necesidad de cosechadores de uvas para Mendoza se traduce en unos 10 mil trabajadores, de los cuales 5 mil son necesarios para la zona Este, El resto para el Valle de Uco y el oasis Sur.

“Al día de hoy tenemos un déficit de unos 4.700 cosechadores. En un 40% con mendocinos y en un 60% con los llamados golondrina, especialmente provenientes de Tucumán. Además, los golondrina son los que prefieren los pequeños productores, tanto por eficiencia como por economía”, repasó.

El funcionario de San Martín adelantó además que “durante esta semana tendremos una reunión con los propietarios de los transportes escolares para analizar el traslado de los cosechadores. También porque los transportistas son unas de las actividades económicas que más vienen sufriendo la pandemia”.

 

Mendoza vs. Neuquén y Río Negro

Y los inconvenientes de los protocolos de Mendoza también son observados desde Tucumán, a donde “regresaron el año pasado desde San Martín entre 40 y 50 colectivos con cosechadores migrantes”, recordó Gonzalo Andujar, director de Programas Especiales de la Secretaría de Trabajo de Tucumán”.

Según el funcionario “en total, durante la cosecha pasada viajaron desde aquí unos 12 mil trabajadores, de los cuales un 40% fue para Mendoza y el resto para Río Negro, provincia en la que ya están trabajando hace casi un mes unas 10 mill personas”.

El tucumano confirmó que en Neuquén “solamente están pidiendo una declaración jurada para dejarlos trabajar en la cosecha.  Lo de Mendoza es bastante complicado. Por ejemplo, tuve que hablar con la señora Juri (ministra de Cultura y Turismo de Mendoza) y con otra persona que no siempre nos atiende el teléfono”.

“Nosotros estamos ofreciendo desde el Gobierno de Tucumán el viaje en colectivo de ida hasta Mendoza y el hisopado 48 horas antes de que inicien los trabajos. En el caso de Río Negro, de los 10 mil trabajadores, hasta el momento no hemos tenido ni un solo caso de coronavirus”, informó. Y agregó: “En Río Negro los trabajadores viven dentro de las mismas fincas y no representan un peligro sanitario. Pero sí es cierto que los protocolos de Neuquén y de Río Negro son mucho más flexibles que los de Mendoza”, se quejó.

El funcionario aseguró que “en Neuquén se manejan con los protocolos del Consejo Federal del Trabajo. Si llegamos a un acuerdo con Mendoza en un par de días nosotros tenemos la gente para que vaya a trabajar esa provincia”, que ocupa anualmente cosechadores golondrina tucumanos “casi en un 90%”.

 

ANSES, el otro desvelo de los productores

Recientemente desde la Administración Nacional de la Seguridad Social, ANSES, se aseguró que los cosechadores no perderán beneficios de planes sociales por cobrar la cosecha de uvas.

Fue como resultado de la diligencia que se hizo entre la Municipalidad de General San Martín y la Dirección de Agricultura de Mendoza ante Carlos Gallo, titular de ANSES en Cuyo.

“El planteo fue pedir que la gente gane más plata por trabajar en la cosecha. A través de gestiones que hicimos con Valentina Navarro llegamos a ese punto en el que se generaron las condiciones administrativas para que la gente no pierda ingresos por cosecha y planes”, aseguró Julio Acevedo.

 

Diciembre, el mes de las definiciones

En consonancia, José Alberto Zuccardi, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y titular de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), coincidió en que “la preocupación es genuina por la situación de los cosechadores golondrina que tanto ayudan a la levantar la uva en Mendoza”.

Sin embargo se mostró moderado en cuanto a los tiempos: “La cosecha fuerte inicia en enero, cerca de la primera quincena. No recuerdo que en Mendoza haya iniciado antes del 20 de diciembre”, dijo el dirigente vitivinícola.

Aunque afirmó: “Yo creo que  diciembre será un mes importante en cuanto a determinaciones. Mendoza necesita de los cosechadores golondrina. Desde la UVA estamos haciendo gestiones ante la ANSES para que los cosechadores no pierdan beneficios de planes sociales por venir a trabajar a nuestra provincia para la vendimia”.

“Además habrá que ver lo que sucede con la circulación del coronavirus durante ese mes para analizar los protocolos. Por eso, creo que se van a poner sobre la mesa los temas importantes con mayor firmeza desde el mes que viene”, remarcó.