|08/09/20 07:37 AM

Pablo Salinas: "Mi designación no tiene nada que ver con la reforma judicial"

El abogado mendocino, representante del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanoscon actuación en los juicios de lesa humanidad, figura entre los nombres enviados al Senado porel presidente

Tras ejercer intensamente y con mucho protagonismo la profesión de abogado, Pablo Gabriel Salinas, es uno de los nombres que figura en la lista de pliegos de candidatos a jueces federales, enviados por el presidente al Senado nacional.

Con la firma de Alberto Fernández, la Cámara alta del Congreso de la Nación realizará los pasos de rigor para aprobar, o no, la propuesta del profesional mendocino, un hombre que tomó el difícil camino de escudriñar el pasado oscuro de la última dictadura militar, su mortal paso por la vida de los mendocinos y las víctimas que fue dejando.

Fue el abogado, representando el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, que jugó trascendente papel en los juicios de lesa humanidad que se llevaron a cabo en Mendoza. El profesional que hizo traer a la provincia al oscuro militar degradado, Luciano Benjamín Menéndez, por estar ligado este último a decisiones sobre torturas y desaparición de personas, cuando la vida de cada uno de los mendocinos estaba a cargo del centro operacional que ejerció la VIII Brigada de Infantería de Montaña.

Por el rol que Salinas desplegó en los nueve juicios contra la represión, recibió múltiples amenazas de distinto calibre. Lo último fue el pasado 5 de julio, donde en la parte final de las audiencias virtuales del noveno juicio, uno de los represores procesados los insultó delante de las autoridades.

Realmente es para mí una enorme responsabilidad, porque es el camino que asumo de reconciliar a la Justicia con la sociedad. Sobre todo, entendiendo a la Justicia como un servicio público, qué debe estar al lado víctimas y personas afectadas. Por eso, espero con fe en hacer justicia de manera transparente y comunicar mis decisiones de la manera más clara toda la ciudadanía”. 

Me ha tocado ser abogado de las víctimas de la última dictadura militar. Eso fue de mucha honra, responsabilidad y plena felicidad con esa función, en la que se generaron amistad con cada uno de mis representados, un importante aspecto por lo que abracé la función judicial como auxiliar de la Justicia”.

El anuncio de haber sido señalado por la Presidencia de la Nación para ocupar el lugar que dejó Roberto Burat, quien se acogió al beneficio jubilatorio, llegó el momento justo que se debate la reforma judicial. Un tema del que el profesional no quiere hablar o marcar posición. Sí, aclarar, que su designación no tiene nada que ver con la mentada reforma.

 

“Aspiro ejercer el rol de juez con absoluta imparcialidad”

El abogado Pablo Salinas se mostró abierto al diálogo con El Ciudadano y nos aclaró que así será una vez que asuma, ya que considera que “no es tan así que el juez habla por su propia sentencia, el juez debe dar todas las señales y explicaciones necesarias a la gente, del porqué de sus sentencias (SIC)”.

 

–De todas maneras, se notará un cambio en su camino profesional…

–Sé que ahora que me tocará sentenciar, cambiará el rol. Un aspecto distinto, que pretendo ejercerlo con imparcialidad, confiando plenamente en Dios y tratando de hacer justicia.

 

–¿Qué piensa de la reforma judicial?

–Al respecto de la reforma judicial que hoy debate al país, desde el Congreso de la Nación, debo aclararle que mi designación o la propuesta del presidente Alberto Fernández al Senado, no tiene nada que ver con la reforma judicial. Estos, son cargos que estaban vacantes y los concursos se realizaron con anterioridad a proponer la reforma.

 

–¿Es su caso?

–El cargo al que yo estoy propuesto, es un cargo ya creado que ejerció el doctor Roberto Burat. El magistrado cumplió su tiempo, se jubiló y hoy el presidente me ha honrado enviando mis pliegos al Senado, por lo que este paso no tiene nada que ver con la reforma judicial, un tema político de actualidad, del que no me expediré, como no me expediré con ningún otro asunto político antes y después de asumir como juez federal. 

 

–¿Qué sucederá con su lucha por los derechos humanos?

–Los derechos humanos están en los tratados internacionales y tienen jerarquía constitucional, lo que comprende a cada abogado, a cada juez, a cada defensor y a cada fiscal la defensa y protección de los derechos humanos, por lo tanto permanentemente seguiremos bregando para que todas las personas y todos los justiciables reciban el debido respeto sobre sus derechos humanos”.