|06/09/21 07:38 AM

Mendoza tiene el índice de desempleo más alto de Cuyo

Según el Ministerio de Trabajo de la Nación, la política local no ha podido evitar la precarización laboral en el ámbito público y privado

Provincias de esta parte del país se reunieron para hablar de la problemática del empleo y de los programas para mantenerlo y que logren obtenerlo quienes no lo tienen.

El cónclave regional fue coordinado por la Dirección Regional Cuyo del Ministerio de Trabajo de la Nación, cuya responsable es Janet Maldonado. 

Bajo la presidencia del subsecretario de Articulación Territorial de la cartera nacional, Gerardo Girón, y la participación de representantes de La Rioja, San Juan, San Luis y Mendoza, esta última con la invitación especial de la delegación del departamento San Rafael.

Las deliberaciones se iniciaron con una puesta en común de lo que ocurre en cada Estado provincial, la aplicación de programas laborales que puso en vigencia la Nación y el delicado estado de situación que está marcando la desocupación y sus secuelas sociales en cada provincia. Es allí donde se pudo comprobar el difícil momento que transita Mendoza con altos índices de desocupación, aspecto que se agudizó con la pandemia del coronavirus.

El Ciudadano estuvo en las deliberaciones, entrevistó a quienes participaron del encuentro, entre ellos el alto funcionario enviado por el ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, el subsecretario Girón, quien al preguntarle sobre el aspecto relevante que extrae de la cumbre Mendoza, respondió: “Me retiro a Buenos Aires muy entusiasmado por la intensa asamblea de trabajo con todas las agencias territoriales de la región Cuyo”.

 

—¿Qué punto resalta?

—Todos los puntos tratados fueron importantes, sobre todo, el repaso de cómo se están aplicando todos los programas de empleo que venimos realizando en la región con montos que alcanzan a los $755 millones. Además de fortalecer el compromiso de trabajar en la recuperación de un difícil como el terreno laboral.

 

—¿Se trató la problemática juvenil laboral?

—Sí, por supuesto, es una importante tarea que comenzamos desde el Ministerio con el programa ‘Te Sumo’, que apunta a incorporar a jóvenes de 18 a 24 años que terminaron sus estudios secundarios para que puedan acceder al empleo formal con apoyo del Estado. También determinamos aspectos del programa ‘Contacto Pyme’, para acercar a las pymes las principales líneas de trabajo como REPRO y demás herramientas, con el fin de acercar fuentes de trabajo.

 

—¿Se busca fortalecer el empleo privado con las pymes? 

—Se debatió mucho en este encuentro y es el compromiso asumido por la directora regional, Janet Maldonado, de llevar adelante todo programa para pyme. Debemos tener en cuenta que las pymes son las principales generadoras de trabajo. Han sufrido muchísimo las consecuencias de la pandemia, por lo que necesitamos apuntalar a quienes dan trabajo con los que lo necesiten, sobre todo a los jóvenes y las mujeres que han sufrido muchísimo las desigualdades durante la pandemia. 

 

 

Analizar lo que sucede en la región

Al consultarle a Janet Maldonado sobre la problemática del trabajo, dijo: “Quedaron claramente plasmadas todas las dificultades que atraviesan cada provincia. Cómo esos inconvenientes comienzan a superarse con la implementación de los programas instrumentados desde la Nación”.

 

—¿Hay coordinación entre las provincias con dichos programas?

—Sí, hay intercambio de ideas con las herramientas que se aplican, sobre todo, para que el programa ‘Te Sumo’ llegue de manera efectiva a la realidad de cada provincia, con las realidades que cada una de ellas tienen. 

 

—¿Qué pasa con Mendoza?

—Lamentablemente, nosotros lo venimos resaltando desde la Dirección Regional Cuyo, que Mendoza es la que tiene los mayores índices de desocupación y la que ha bajado los índices de empleo privado. Se le suma que se ha incrementado la precarización laboral, no solamente en el ámbito privado, sino también en el estatal dentro de toda la provincia.

 

—¿Y las otras provincias de la región?

—Las otras provincias, entre difíciles situaciones de desocupación, se complementaron rápidamente con las políticas de empleo del Ministerio, lo que permitió que, pese a la pandemia, sus índices de desempleo se mantengan en un dígito. Esto logró sostener el empleo registrado y, a su vez, esos estados provinciales encararon procesos de regularización del empleo público, tratando de eliminar las locaciones de servicio, algo muy necesario para entrar en una lógica de empleo formal con toda la cobertura y sus aportes. Permite que el empleo privado y todas sus empresas sigan un ejemplo.